Archivo de la etiqueta: diario

UN DIA DEL DIARIO DE MAMA

12391132_1003097199779363_9187295874459771688_n

 

¡Cómo siento esta mañana desde que amaneció!

Vi desde la ventana de mi alcoba, como el día se iba infiltrado entre nubes opacas. Por aquí, entre los montes, la luz del sol llega después. El valle es estrecho y profundo y tarda en despertar, pero cuando lo hace la actividad se despliega en cada uno de sus moradores, dándole ese resurgir con el que la animación premia a la vida cada día.

Soy una mujer sencilla y me considero feliz, llevo en este valle Pirenaico toda mi vida. Aquí nací hace ya medio siglo, fui al colegio, moceé, tuve novio y me casé. Luego vinieron mis dos hijos y la vida se me llenó con más amor del que nunca imaginé.

No soy una persona muy versada en cuestiones doctas ni mundanas, pero creo que siempre me he arreglado bien para transmitir e inculcar lo que a mí me ha servido hasta ahora, para comprender lo mucho que se nos brinda cada día, cuando se nos sigue regalando la vida. De ahí, ese resurgir con el que acompaño cada amanecida, preparada para mi nueva actuación en lo que me vaya llegando. Ningún día es igual al otro, aunque parezca que sí, siempre tengo expectativas e ilusiones esperándome, problemas que resolver, familia a la que atender, sirviéndoles mientras los amo.

Hoy estoy especialmente contenta, mi hijo mayor se licencia y nos vamos a la capital para ver la ceremonia. Quiero estar guapa y lucir bien. Que cuando nos fotografíen a toda la familia y mi hijo mire las fotos en el recuerdo, pueda sentirse tan orgulloso de sus padres, como nosotros de él. Allí, de seguro habrá muchas madres de ciudad con los últimos modelos y yo no quiero parecer un árbol de navidad sintiéndome disfrazada. Iré como lo que soy, una persona sencilla y natural, pero con tacones, falda, medias transparentes y un peinado cuidado que enmarque mi rostro risueño.

Mis padres aunque ya están mayores, también se vienen. Es una alegría  muy grande ver al nieto con una carrera universitaria, el primero de la familia. Mi marido ayer acomodó la furgoneta para hoy poder viajar los cinco en ella. Mi hija no quiso ir a la universidad y se puso a trabajar en la panificadora. Ahora, con veintiún años, anda enamorisqueada de un joven de otro pueblo cercano, que conoció estando de fiestas. A ella la emoción de ver a su hermano hecho todo un ingeniero la colma también de satisfacción y orgullo.

Mi marido aunque sabe que nuestro hijo no se va a quedar aquí en el valle, está pletórico de ver lo bien que ha aprovechado toda nuestra ayuda para llegar a terminar sus estudios y poder aspirar a otro tipo de trabajo más cualificado. Es un joven tan brillante, responsable y trabajador, que los mismos catedráticos lo han recomendado a una multinacional que buscaba jóvenes talentos, para formar parte de un proyecto de telecomunicación.

Ya me imagino su vida futura, allí, en la capital. Alquilará un piso cercano a su trabajo, comenzando una nueva etapa de su vida como profesional. De momento no tiene novia, pero supongo que eso no tardará en llamar a su puerta cuando se establezca. Vendrá a vernos cuando sus ocupaciones se lo permitan y nosotros lo mismo a él. Somos muy familiares y aún en la distancia cuidamos nuestros vínculos.

Todo eso lo supongo, porque todavía no ha llegado ese día, pero forma parte del escenario de la vida, que así sea. Yo seguiré amándolo sin medida y preocupándome hasta del aire que respira, igual que con mi hija, pero sin que casi se den cuenta. No me gusta agobiarlos con mis incertidumbres, quiero que me recuerden como esa mujer alegre que siempre los animó a seguir cuando desfallecían y estuvo ahí para lo que ellos necesitaran. Con eso, me siento sumamente agradecida, y ver que son personas honradas, con respeto y voluntad para seguir trazándose el camino que la vida, de alguna manera, les vaya marcando. Y si es posible, mantenerme cerca de ellos para seguir disfrutándolos en su día a día.

Bueno, dejó por hoy en mi diario estas letras, que me están esperando y el día viene lleno de felices acontecimientos, sólo me queda poner:

GRACIAS POR ESTE NUEVO DIA QUE SE ME BRINDA

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados