Archivo de la categoría: Reflexiones

¿DÓNDE ESTÁS LIBERTAD?

donde estas libertad

¿Acaso solo eres sueño
engañando mis sentidos?

Pero te diré algo:
No soy de nadie,
soy espíritu que ocupa un cuerpo,
aquí y ahora.
Las cadenas atan y tejen mis días
en eslabones que las suman.
Pero sé, que mi esencia las transcenderá.

No existe nadie que ate un suspiro
Ni agarre el viento
Ni amanse el mar.
Así tampoco a mi espíritu
que desde siempre existe ya.

Sé que mi cuerpo es mortal
y el viento se ocupará
de esparcir las cenizas
que ningún fuego enciendan ya.

No así lo que me anima,
eso, nunca perecerá.
Ahí, es donde está LA LIBERTAD
Y nadie ni nada, jamás, me la arrebatará.

Y Ahora, experimenta el espíritu,
como genio dentro de lámpara,
soñando con una realidad tejida
en un cuerpo mortal.

Espero…no levanto murallas
que lleguen al cielo.
El espíritu no tiene tiempo.
Siempre es presente e inmortal.

©Marybella

ESPÍRITU&MATERIA

nunca-te-desanimes

Si la vida fuera sueño no habría realidad. A veces ¿quién la quiere?.

Lo ideal sería poder tejer con los hilos de sueño una hermosa realidad, abrigar nuestro presente con ese tejido y conseguir el entramado que nos proyecte a un venturoso futuro.

Pero somos humanos y vivimos materializados en un cuerpo orgánico que demanda continuamente todo tipo de atenciones materiales. Después de asistirlas, se haría necesario darnos cuenta de que el espíritu que nos anima está muy por encima de todas esas necesidades o esclavitudes que tanto nos afanan, y con ello, buscar la verdadera satisfacción que nos alimente el alma y nos haga sentir ese júbilo que redime toda derrota mundana y nos da alas para superarnos y rozar la felicidad.

Esa llave la tenemos todos, no es mágica…es celestial y con ella se abre el fundamento que nos dota de toda la dimensión de la que estamos formados. Un poco de exploración hacia ella es lo que de verdad nos hará sabios para saber lo que merece la pena y salvar tanto vacío como dejamos se instale en nuestras vidas.

No obstante, la vida es el mejor de los regalos que se nos brinda. Dejemos de autoengañarnos y hagamos con ella borrón y cuenta nueva para buscar y desarrollar lo que de verdad importa.

©Marybella

EL AMOR SIN CADENAS

IMG_6324

Hay veces que el amor también se resiste, no se quiere colar en el regazo que lo acuna, en la piel que lo cobija, en la sonrisa que le da vida.

No, a veces el amor es así: corre raudo, huye de quien lo sujeta. De quién lo aprisiona y no lo deja respirar. No quiere dueños, solo libertad para dar sin medida o no dar.

No se le puede encerrar y si lo intentas, solo morirá. Es como un pajarito que trina con toda su alegría manifiesta mientras es y lo dejan ser.

Hay que dejarlo fluir como manantial que va regando lo que encuentra. El amor nunca es hipócrita, no sabe fingir. Puede que llegue y te encuentre, o puede, que viéndote, no te encuentre, porque no era para ti.

©Marybella

ESA QUE LATE

image

Es difícil saber lo que soy, me cuesta menos saber lo que no soy. El NO lo tengo más identificado y comprendo las connotaciones que me hacen inhibirme de su demarcación. Será seguramente por el antagonismo que me suscita al pensar en ciertos calificativos que sė que no me corresponden. Quizá también, los sentimientos son los que calibran y miden mi ser, ahí está la valencia por la que doy suelta a mi condición. No obstante, también pienso y mucho lo que siento y como me va modulando en mis vivencias.

Todo se vive tan rápido, que la mayoría de las veces, y si es bueno, más todavía , se me hace poco. Ello hace que cuando estoy tranquila, esas vivencias sean regurgitadas de nuevo, como si fuera un rumiante. Lo hago porque la primera vez me supo a poco, lo tengo que volver a saborear para sacarle todo aquello que sė que posee y volver a recrearme y hacerlo más mío todavía.

Todo vale si a un@ le llega a saciar y remueve y conmueve al revoltijo de materia y espíritu del que estamos dotados. No soy capaz de vivir con la indiferencia, aunque la pasión que pongo en todo me desborde y reconozca mi incansable desgaste de energía, lo prefiero mil veces. Para mí sería vivir sin vitalidad, como un guiso que le falta la gracia por muy buenos ingredientes que le hayamos puesto. Busco el esqueleto o armazón que da sostén a lo que me va llegando, no me gustan los fantasmas…soy capaz, sin un pelo de vergüenza, de desenmascarar al farsante si pretende darme gato por liebre. Si hay algo que me crispa es la falta de honestidad , y ahí hago un subrayado en la gente que tiene tan pocos escrúpulos que le gusta aprovecharse de quién es noble. Es como si pisoteara por veinte lo mejor del otro y encima se creyera listo y superior. Esa gente arribista, tarde o temprano terminan mal. No nace nunca nada bueno de la maldad, solo desamor y oscuridad.

Otro día seguiré con mis elucubraciones, ahora ya toca descansar.

BUENAS NOCHES Y FELICES SUEÑOS.

©Marybella

LA SOLEDAD BUSCADA

La soledad buscada

Necesito mi tiempo, mi soledad. Y lo necesito como el alimento que me sustenta para poder vivir. Es precisamente, ese tiempo vivido en soledad, el que me hace encontrarme y reunirme conmigo misma. Es desde ahí, donde tomo de nuevo la guía para seguir y no perderme en el camino que voy haciendo en la vida.

¿Qué sería de mí sin mi soledad?

Seguramente, solo un complejo sistema compuesto de millones de partículas aunadas en un cuerpo que no se conoce, y no se conoce porque no se evalúa, no sopesa lo fundamental en la dinámica en la que cada instante se combina intrínseca y extrínsecamente con lo que interactúa.

Qué importante es la soledad buscada de uno mismo, esa que se vive internamente y nos llena con el examen reiterado de nuestros sentires, de nuestras acciones, de nuestras reflexiones y de nuestras vivencias en general. Es por ello, que se hace muy necesaria esa soledad para fluir y que nuestra esencia obtenga salida y no quede empantanada.

Sí, necesito mi soledad buscada para atisbar ese tiempo, necesario, que de vez en cuando nos damos para dilucidar en qué momento de nuestra vida nos encontramos, en ver que senda elegimos, en sopesar lo importante que algunas cosas son y averiguar por qué nos marcan. En darnos cuenta que solo somos tiempo del que se nos dota al nacer, y qué en ese tiempo, que tiene una duración limitada, también se nos ha dado el derecho de administrarlo.

Cuando somos jóvenes el tiempo parece infinito, inagotable…hasta que luego llega un momento, después de pasado el ecuador de nuestras vidas, donde miramos hacia atrás y divisamos la senda recorrida, entonces, nos sorprendemos al sentir que se nos pasó volando. Ahí, ya vamos recogiendo la subjetividad que tiene el tiempo vivido que pasó y lo adentramos profundamente en nosotros, como si encadenáramos en nuestro ser todo lo que fuimos para no perderlo y que siga permaneciendo en nuestro yo. Es gracias a nuestra propia memoria histórica, que seremos capaces de mantenernos en ese continuum y reconocernos en el tiempo, conservando la integridad mental y psicológica que nos constituye, y con ella seguir nuestro paso por la vida hasta nuestra realidad presente.

El estar confluyendo en las distintas corrientes, que cada uno aporta en el ancho mar de la sociedad, hace que nos desestabilicemos con el recíproco feedback que se produce cuando damos y recibimos en continua interacción. Para ayudar a recomponernos necesitamos buscarnos en lo profundo de nuestro ser y para ello, está la bendita medicina de la soledad buscada, que nos da el puntal objetivo para revisar y optimizar la realidad que vivimos y proyectarnos como lo que de verdad somos. De ahí, cuando encontramos personas que no necesitan de caretas para andar por la vida, se sienten seguros de sí mismos y es porque se conocen y saben perfectamente lo que son capaces de dar de sí. Viven, cuando interactúan con los demás, proyectando un halo de verdad que está enraizado profundamente en su esencia.

Igual que vestimos nuestro cuerpo externamente, así mismo también vestimos nuestro interior con otras prendas intangibles. Pero cuando me asomo al mundo son pocas las personas que su vestimenta interior habla de verdad y de amor. Entonces yo me pregunto: ¿si no tienen nada mejor en el armario, qué van a proyectar y dar al mundo?…somos entes pensantes formados de espíritu y materia. El espíritu es lo que da coexistencia a todo lo demás, es lo que te hace único y te dota de la dimensión de lo que de verdad eres. Si en él es donde te encuentras, nunca podrás perderte, porque mirar hacia nuestro interior es abrir ventanas para iluminar nuestros pasos por la vida y sacar lo genuino e inmortal que habita en nosotros.

Precisamente, es la soledad interior y buscada, la que me abre las espitas y me hace consciente de todo lo que soy, y con ello, consigo reflexionar e integrar profundamente en mi, lo que vivo y siento. Porque no solamente se vive, hay que sentir cómo se vive, y para ello, tenemos que desmenuzar ese sentir prodigioso del que estamos dotados y averiguar las emociones que nos pueblan.

Da mucha pena de aquellas personas que no buscan su verdadera esencia en su interior y son balanceadas continuamente por los vientos que se van marcando desde afuera. Siempre dejándose llevar por los demás, copiándoles, queriendo ser un reflejo de éste o de aquel. Perdiéndose reiteradamente en ese complicado laberinto que forman las relaciones humanas, sin llegar nunca a sentir su verdadero ser, y a manifestarlo creando su propio espacio interior y ganándose, por ello, su espacio externo. Esas personas se van diluyendo poco a poco y llega un momento, qué en base a no sustentarse en nada, se sienten vacíos.

Y ya por último, decir, que gracias a la soledad buscada también podemos indagar en nuestros miedos, que son los responsables, mayoritariamente, de boicotear continuamente nuestros afanes, alejándonos de ese deseo subyacente y sin dejarnos que vea la luz, siendo así, como queda bloqueada nuestra iniciativa.

Si no residimos en nuestra casa espiritual, concediéndonos el tiempo necesario con nuestra SOLEDAD BUSCADA, difícilmente sabremos lo que de verdad nos habita.

©Marybella

LA NEBULOSA MENTAL

La nebulosa mental

Cada día le pregunto a la vida tantas cosas…que quizá, la vida ya me esté respondiendo, pero puede que me encuentre ciega y sorda para darme cuenta y calibrar. Por eso me impaciento y saco mi frustración derivando culpas hacia el exterior a diestra y siniestra, hasta que consigo serenarme y es entonces, cuando me van llegando vestigios de esas respuestas. Después, ellas consiguen llevarme a un plano de humildad donde mi capacidad de comprensión me hace entender lo que fluye bajo la marea. Es ahí, donde a veces está el quid de la cuestión, donde fluyen corrientes cálidas que necesitan aflorar y romper la escarcha que no les da rienda. Encontrando de nuevo esa paz que despeje mis desasosiegos e incertidumbres, con los que demasiadas veces, envolvemos nuestros pasos por la vida.

Me he dado cuenta desde hace tiempo, que nosotros realmente, tenemos en nuestro interior la “varita mágica” para producir todos los cambios necesarios. Poseemos todo un arsenal de herramientas para ello, pero tenemos que buscarlas en nuestro cajón de sastre y desear sacarlas a la luz para que ejerzan su función. Si no lo hacemos es: o porque no lo intentamos, no creemos en nosotros mismos o tenemos miedo anticipado ante tantas dudas o imposiciones como crea nuestra propia mente., muchas veces nuestra peor enemiga.

Poder controlar la mente se hace muy necesario si queremos encontrar la armonía dentro de nosotros, saberla neutralizar y acallarla para que nos deje sosegarnos y no nos ahogue en las propias angustias que sabe crear. Para ello tenemos que enfocarnos en la realidad que vivimos y en las proyecciones que continuamente estamos haciendo sobre esa realidad de la que formamos parte. Después, poner el STOP y analizar las emociones que nos pueblan ante esos hechos. Ellas son una guía magnífica para detectar todo el sistema de respuestas que vamos desencadenando en nuestra actuación cotidiana. Con ellas podemos ayudarnos a encajar pieza a pieza, el porqué de múltiples y diversas conductas que tenemos ante cuestiones varias que nos van llegando, y que tenemos que saber gestionar de la mejor manera para que no se nos queden en la mochila y su peso no nos dejen caminar, o sea cada vez más difícil hacerlo con ellas.

Si amamos la libertad y creo que es así, tenemos que darnos cuenta que no hay que buscarla fuera, sino que ya está en nosotros mismos, y para ello, tenemos que saber encontrarla, porque somos nosotros los que la estamos boicoteando continuamente con nuestra manera confusa e incorrecta de proceder. Y ello se produce por todas las acciones y malos enfoques que manifestamos sin una base real, derivada de los miedos que proyecta nuestra mente e inunda nuestro día a día, cargando nuestras vidas de energías negativas que actúan en la misma frecuencia energética, atrayendo a su vez lo peor.

Amarnos a nosotros mismos es un paso esencial, que nos va a ayudar enormemente a elevar la autoestima y va a conseguir que proyectemos de nosotros lo mejor, y eso mismo, es lo que vamos a recibir de los demás. Eso es, como un rayo de sol que se abre paso entre la espesura gris de las nubes y hace que todo comience a experimentar un cambio.

Buscar la libertad en uno mismo, es derribar todos los muros internos que hacen infranqueables nuestros pasos por la vida.

ATRÉVETE Y ABRIRÁS LA PUERTA PARA ENCONTRAR LO MEJOR DE TI.

© Marybella

SENTIRNOS AMADOS

image

 

Desperté gozosa sintiéndome entre tus brazos, ellos amorosos me rodeaban y con esa seguridad decían que me supiera querida y amada.

Cuantos gestos sin palabras son los que de forma espontánea nos hablan de mil maneras y van dándonos esas dulces recompensas que la convivencia a veces trae. Ellas son reflejo del lago profundo que subyace y que va dejando que desagüe y derrame el afecto y el cariño que desborda su interior.

Esas expresiones son únicas y confluyen con momentos que se viven en sentida comunión, quizá se acompañen de una mirada, de una sonrisa, de una caricia, de un beso, de un abrazo, de una lágrima vertida desde nuestro corazón; pero llegan a hacerse tan necesarias para sentir ese calor y bañarnos en amor, que es el agua que la vida nos da para regar ese fruto que germinó y día a día se robustece dando continuos y frondosos brotes de sentido amor.


Esa es realmente la llama que prende con fuerza, vivificando esa sensación, dándonos la pauta que reconforta el alma y como un rayo proyecta felicidad. Dichosos los enamorados que lo siguen estando después de caminar juntos muchos años, y se siguen mirando a lo ojos viendo ese lago que cada día sigue desaguando entre ellos amor. Es el mejor nutriente de vida para sentirnos con mayor plenitud y sacar de nosotros lo mejor.


El amor dentro de las personas puede adquirir, cuán escultura, un sin fin de formas diferentes y puede conseguir, de manera espléndida, que se instale en el corazón de los demás.

  • Marybella

    © Todos los derechos reservados.

PROYECTAR FELICIDAD

Proyectar felicidad

Cuando conseguimos proyectar felicidad, cambiamos el mundo. Damos lo mejor y a la vez atraemos lo mejor. Ese pensamiento debiera de ser una constante en nuestra vida, si algún día no nos encontramos bien o pasamos por una mala racha, piensa que el otro no tiene la culpa y no le des lo peor de ti. No dejes de enseñar tu mejor cara, ello hará que poco a poco y de verdad te sientas mejor. Recuerda que siempre se recoge lo que se siembra.

Marybella

© Todos los derechos reservados

PESE A TODO LA VIDA SIGUE

Pese a todo la vida sigue

He decidido  entenderte y salir de mí. Comprender esos impulsos tuyos que te llevan y te traen. La vida no pasa siempre por donde digamos, la vida no nos pertenece. Hoy estamos y mañana nos hemos ido para siempre. 

Guardemos nuestros  reproches y contentémonos, no saquemos lo peor y comencemos a practicar el ayúdate, ayudándome. Esa es una manera de estar, esa es una forma de encontrar una realidad que nos proteja de la lluvia que tan intensamente  nos mojó. Hagamos lo que esté en nuestra mano para encontrar lo mejor, ambos lo mereceremos. Por ello hay que entender lo que nos comporta y salir a la luz, que ella nos haga pantalla para descubrir todos estos cambios que habrá que experimentar. Cambios necesarios para ti y para mí, ellos nos darán otra visión para seguir y así encontrar metas juntos, levantar este ánimo tan tétrico y sentir esperanza, hacer que la vida renazca para ambos y dejar de una vez este pozo tan negro. 

Lo que nos ha pasado es muy amargo, muy horrible y muy intenso. Perder a un hijo es algo que nunca olvidaremos, pero estar así tampoco ayudará a que vuelva. Sabemos que aquí nunca será posible ya, solo en sueños y en los pensamientos que evocan nuestros recuerdos. No nos hagamos más daño del que ya la vida nos ha hecho, levantémonos y de la mano de nuevo caminemos, el final del camino está quizá lejos, aunque no incierto y los serpenteos que traiga, juntos los mitigaremos. Así unidos haremos camino de nuevo y que nuestros ojos vuelvan a ser espejos que reflejen nuestro amor.

Marybella

 © Todos los derechos reservados