Archivo de la categoría: Articulos varios

¿QUÉ ES EL TIEMPO?

que es el tiempo

-Un espacio entre tú y yo.

-Una distancia por recorrer.

-Un día tras otro fragmentado en minúsculos intervalos de espacios que se suman.

-Una vida palpitando al ritmo del tic-tac, tic-tac.

-Lo que te atrapa y te encadena sometiéndote a la esclavitud de ver irremediablemente como va pasando.

-Lo que te toca y se va llevando todo lo que te rodea.

 

Cuando entramos a formar parte del viaje de la vida en esta dimensión que habitamos, llegamos con un bono que lleva un tiempo implícito y que sólo sabemos lo que naturalmente puede durar, pero no lo imprevisible de terminar antes por los mil y un avatares que se nos puedan presentar.

Estamos y somos parte de un tiempo que consume continuamente de ese tiempo que cada uno tiene concedido para hacer su creación aquí. Somos solo tiempo en una eternidad sin tiempo, somos como esas pequeñísimas burbujas oscilantes que se mueven a miles de millones dentro de un intervalo, hasta que dejan de estar y estallan a la eternidad.

Nuestro estar y todo lo que nos comporta, es un fluir continuo a ese condicionante, que está tan injertado dentro de la propia esencia medular de la vida, que ni nos damos cuenta.

Nuestras ilusiones, motivaciones, decisiones, intereses, ganas, deseos, impulsos…son los motores que nos hacen vibrar y dan cuerda todos los días a nuestro reloj biológico, para estimularlo y llenar ese tiempo que aquí va pasando de manera inexorable, y que, cuando miramos hacia atrás, es cuando comprendemos lo raudo y veloz que pasó.

Sólo cuando respiras y vives con plenitud el ahora, parece que transgredes ese fluir para hacerlo baluarte de lo eterno. Solo presente que suma presente, constituye aquí lo eterno de la dimensión que habitamos en esta coordenada de espacio-tiempo.

La existencia dentro del tiempo se va encargando de darnos unas pautas, que nos organiza esa vida en patrones estándar. En ciclos donde nuestros cuerpos físicos y orgánicos vienen ya estructurados desde el instante cero.

Todo aquí se rige por momentos, pautas, etapas, periodos, ciclos… encadenados y formando parte de nuestro espacio de tiempo.

Cuando decimos esa expresión de “no tengo tiempo”, nunca nos damos cuenta de la relevancia matemática que implica, de ser taxativamente cierto, ya no estaríamos aquí implantados realmente en el ahora.

Sólo somos tiempo. Tiempo que pasó dejando una huella y otro que no sabemos a ciencia cierta si llegará. Pero para eso ya tenemos a la esperanza, que es timón que guía para seguir buscando, sin poder detener el tiempo que cada día pasa y ya no tenemos.

Integrémonos en ese tiempo de vida, en ese ser siendo con presente infinito y volemos ya, y desde este instante, erradicando en nuestro interior la enorme tiranía del tiempo y encontremos la esencia que de verdad nos de la vida eterna e imperecedera.

© Marybella

 

AY CHIQUITO!!!

Chiquito

Esta mañana me he despertado con la triste noticia de que nos ha dejado el entrañable humorista Chiquito de la Calzada, nombre artístico de Gregorio Esteban Sánchez Fernández, y lo ha hecho, a la longeva edad de 85 años.

Esta persona, que es una minúscula gota del inmenso mar de personas que poblamos este planeta, no era una persona común. Como tampoco lo era su humor y su abierto y natural temperamento, y digo que no era nada común, porque estaba dotado de UN ALMA BLANCA.

Y me explico:

Un ALMA BLANCA es un ser que da lo mejor de sí sin esperar nada a cambio.
Es una fuente inagotable de bondad
Suele tener una chispa ingeniosa y creativa.
Es un ser tan especial que entiende el amor con prodigalidad, regalándolo.
Despide luminosidad e impregna con su esencia lo que roza.
Su sabiduría transciende los límites de lo material para sentir lo auténtico.
Nos eclipsa con su grandeza inusual desde su más sincera humildad.
Aunque su corazón llore, su alma nos sonríe siempre.
Desprende una simpatía que a todos envuelve: ni un enemigo se le tiende.
Su grandeza, definitivamente, reside en su noble sencillez, sacándole el enmarque reverente que embellece y arma su SER.

Un alma blanca es un ángel caminando con los pies, porque las alas se le rompieron al caer.

A TI, CHIQUITO, ALMA BLANCA, DE NUEVO TE DIERON ALAS PARA VOLVER AL CIELO.

©Marybella

ALTA SUSCEPTIBILIDAD

IMG_6418

Hay veces en la vida que no te propones hacer daño de ninguna de las maneras y lo que haces, lo haces con la mejor intención. Pero se dan tantos equívocos en aras de la susceptibilidad de algunas personas, que pareciera que se ven en un escenario con un gran foco dirigido hacia ellas. Y es precisamente eso, lo que me lleva a analizar dichas respuestas como una prueba palpable de puerilidad o falta de seguridad y madurez.

Esas personas que responden de esa manera ante la más mínima sugerencia o evidencia de un error, no podrán nunca evolucionar en la amistad porque solo les gusta que le regalen el oído y no aceptan ninguna crítica.

Es una tristeza ser así, porque además solo están pendientes del que dirán y se sienten continuamente condicionadas por esta circunstancia que llega a convertirse en el eje de sus vidas. Lo que les propicia a estar siempre tratando de auto venderse como un dechado de bondades al mejor postor.

Sus vidas se sostienen en la fabulación de una realidad que creen y proyectan y si lo que les viene de vuelta no les agrada, entonces el mundo entero es su enemigo y se sienten incomprendidas y maltratadas por el resto de personas. Porque unas veces serán unas y otras veces otras, pero su mundo de agravios nunca termina. Viven encadenando una fábula con otra.

Lo que subyace en esa conducta es una tremenda labilidad emocional, que seguramente, viene producida por profundas carencias afectivas en su vida, y que le han provocado consecuentemente, una baja autoestima. Esa baja autoestima la tratarán de ocultar por todos los medios con un desmedido orgullo, que resulta pueril, y que trata de tapar un rosario de auto complejos creados y que su ego no soporta, llevándoles esto último, a practicar un continuado autoengaño para paliar su malestar.

©Marybella

LA SOLEDAD BUSCADA

La soledad buscada

Necesito mi tiempo, mi soledad. Y lo necesito como el alimento que me sustenta para poder vivir. Es precisamente, ese tiempo vivido en soledad, el que me hace encontrarme y reunirme conmigo misma. Es desde ahí, donde tomo de nuevo la guía para seguir y no perderme en el camino que voy haciendo en la vida.

¿Qué sería de mí sin mi soledad?

Seguramente, solo un complejo sistema compuesto de millones de partículas aunadas en un cuerpo que no se conoce, y no se conoce porque no se evalúa, no sopesa lo fundamental en la dinámica en la que cada instante se combina intrínseca y extrínsecamente con lo que interactúa.

Qué importante es la soledad buscada de uno mismo, esa que se vive internamente y nos llena con el examen reiterado de nuestros sentires, de nuestras acciones, de nuestras reflexiones y de nuestras vivencias en general. Es por ello, que se hace muy necesaria esa soledad para fluir y que nuestra esencia obtenga salida y no quede empantanada.

Sí, necesito mi soledad buscada para atisbar ese tiempo, necesario, que de vez en cuando nos damos para dilucidar en qué momento de nuestra vida nos encontramos, en ver que senda elegimos, en sopesar lo importante que algunas cosas son y averiguar por qué nos marcan. En darnos cuenta que solo somos tiempo del que se nos dota al nacer, y qué en ese tiempo, que tiene una duración limitada, también se nos ha dado el derecho de administrarlo.

Cuando somos jóvenes el tiempo parece infinito, inagotable…hasta que luego llega un momento, después de pasado el ecuador de nuestras vidas, donde miramos hacia atrás y divisamos la senda recorrida, entonces, nos sorprendemos al sentir que se nos pasó volando. Ahí, ya vamos recogiendo la subjetividad que tiene el tiempo vivido que pasó y lo adentramos profundamente en nosotros, como si encadenáramos en nuestro ser todo lo que fuimos para no perderlo y que siga permaneciendo en nuestro yo. Es gracias a nuestra propia memoria histórica, que seremos capaces de mantenernos en ese continuum y reconocernos en el tiempo, conservando la integridad mental y psicológica que nos constituye, y con ella seguir nuestro paso por la vida hasta nuestra realidad presente.

El estar confluyendo en las distintas corrientes, que cada uno aporta en el ancho mar de la sociedad, hace que nos desestabilicemos con el recíproco feedback que se produce cuando damos y recibimos en continua interacción. Para ayudar a recomponernos necesitamos buscarnos en lo profundo de nuestro ser y para ello, está la bendita medicina de la soledad buscada, que nos da el puntal objetivo para revisar y optimizar la realidad que vivimos y proyectarnos como lo que de verdad somos. De ahí, cuando encontramos personas que no necesitan de caretas para andar por la vida, se sienten seguros de sí mismos y es porque se conocen y saben perfectamente lo que son capaces de dar de sí. Viven, cuando interactúan con los demás, proyectando un halo de verdad que está enraizado profundamente en su esencia.

Igual que vestimos nuestro cuerpo externamente, así mismo también vestimos nuestro interior con otras prendas intangibles. Pero cuando me asomo al mundo son pocas las personas que su vestimenta interior habla de verdad y de amor. Entonces yo me pregunto: ¿si no tienen nada mejor en el armario, qué van a proyectar y dar al mundo?…somos entes pensantes formados de espíritu y materia. El espíritu es lo que da coexistencia a todo lo demás, es lo que te hace único y te dota de la dimensión de lo que de verdad eres. Si en él es donde te encuentras, nunca podrás perderte, porque mirar hacia nuestro interior es abrir ventanas para iluminar nuestros pasos por la vida y sacar lo genuino e inmortal que habita en nosotros.

Precisamente, es la soledad interior y buscada, la que me abre las espitas y me hace consciente de todo lo que soy, y con ello, consigo reflexionar e integrar profundamente en mi, lo que vivo y siento. Porque no solamente se vive, hay que sentir cómo se vive, y para ello, tenemos que desmenuzar ese sentir prodigioso del que estamos dotados y averiguar las emociones que nos pueblan.

Da mucha pena de aquellas personas que no buscan su verdadera esencia en su interior y son balanceadas continuamente por los vientos que se van marcando desde afuera. Siempre dejándose llevar por los demás, copiándoles, queriendo ser un reflejo de éste o de aquel. Perdiéndose reiteradamente en ese complicado laberinto que forman las relaciones humanas, sin llegar nunca a sentir su verdadero ser, y a manifestarlo creando su propio espacio interior y ganándose, por ello, su espacio externo. Esas personas se van diluyendo poco a poco y llega un momento, qué en base a no sustentarse en nada, se sienten vacíos.

Y ya por último, decir, que gracias a la soledad buscada también podemos indagar en nuestros miedos, que son los responsables, mayoritariamente, de boicotear continuamente nuestros afanes, alejándonos de ese deseo subyacente y sin dejarnos que vea la luz, siendo así, como queda bloqueada nuestra iniciativa.

Si no residimos en nuestra casa espiritual, concediéndonos el tiempo necesario con nuestra SOLEDAD BUSCADA, difícilmente sabremos lo que de verdad nos habita.

©Marybella

SOMOS ENTIDADES PENSANTES

image

Nadie es totalmente analítico ni totalmente irreflexivo y lanzado. Hay una tendencia dentro de las personas para acercarse tanto a un extremo como a otro de la polaridad según sus criterios y circunstancias.

Las personas no somos algo matemático, creo que una de las ciencias más complejas en su vasto saber es la psicología, no se la puede cercar, estudia todo lo referente al estado anímico y comportamental del hombre y cada vez se complica más, ya que, camina pareja en el propio avance y evolución continúa de este.

Toda persona que actúe con un cierto realismo tiene por necesidad que evaluar las situaciones que le afecten y combinar sus actuaciones en la demanda necesaria para encontrar una eficiencia.

Es tan necesario pensar, planificar y tener estrategias en la vida, como los temas fisiológicos de beber y comer para seguir vivos. Hasta en las cosas que nos parecen más nimias y que realizamos, hay una cabeza pensante…, otra cosa es que lo hayamos mecanizado y realicemos tareas como sin darnos cuenta, pero el cerebro pensante esta ahí. No tenemos nada más que pararnos y rememorar eso que acabamos de hacer, para darnos cuenta de que esta todo registrado. Lo que sucede es que para garantizarnos un estar adecuado no se necesita evaluar cada gesto. El cerebro es un órgano cuyos circuitos despliegan una gran economía para la cantidad de millones y millones de conexiones que hace de continuo.

Es verdad que hay personas emprendedoras y con gran arrojo, pero no creo en absoluto que no piensen lo suficiente y no reflexionen lo suficiente y no analicen los pros y los contras lo suficiente, sino todo lo contrario. Son personas normalmente con una visión más profunda de hacia donde quieren llegar y se cubren de una seguridad y certeza para comprender lo que desean, alternando para ello la acción y la planificación de estrategias, que les hace ir desplegando todo lo concerniente para llegar a sus metas. Lo que sí es cierto,  es que relativamente es muy poca la gente que es emprendedora, ello como dice el refrán: ” más vale pájaro en mano que ciento volando”. Muchos dirán que si tienen un salario suficiente como para llegar a fin de mes y tener algún capricho que otro, además de unos ahorrillos, para que se van a meter en camisa de once varas.

Por otra parte los intelectuales propiamente dicho, son aquellas personas que van interpretando el mundo, van sentando unas bases propiamente dichas en el campo teórico, pero eso que llega a la teoría se extrae de la observación del campo empírico, donde después de ver como se muestran los hechos o acontecimientos, hacen un análisis para entender las relaciones y variable que están inmersas y establecer una visión más clara de los fenómenos analizados.

Las ideas las tiene alguien, pero no son nada hasta que no adquieren forma y se pueden ejecutar. Si sólo pertenecen al pensamiento y no se acciona, difícilmente encontraran su razón de ser.

Marybella

© Todos los derechos reservados

NO TE ABRUMES Y SIGUE EL CAMINO

AUNQUE CAIGA

Sería bueno buscar con ahínco un nivel más elevado de nuestra existencia, de ahí, nos llegaría una comprensión más auténtica y calaríamos en otras profundidades.

Sé que el camino se hace andando y en él nos vamos encontrando lo que realmente buscamos, aunque a  veces ni sabemos lo que buscamos y otras ni apreciamos lo que encontramos, pero esas son las verdades que nos van llegando y que tenemos que saber comprender. Ellas nos harán entender para seguir hasta donde nos haga falta.

El amor lo es todo, absolutamente todo. Esta el amor y su contrario el temor, pero todo es amor, en positivo y en negativo, según nos acerquemos más a un extremo u otro de su continum. Nuestra alma es fuente de conocimiento eterno, no necesita aprender nada. Somos a imagen y semejanza de Dios, somos partículas divinas de Él. Pero si que necesitan nuestras almas manifestarse para  Ser y Crear. Para ello estamos aquí, atrapados en este cuerpo material donde todo existe en dualidad y para que nuestras almas creen cada segundo de nuestras vidas; somos como factorías  de creación, desde lo más sutil y pequeño a lo más grande, y con ello, vamos haciendo nuestra obra, y así ha sido desde el principio de la humanidad.

Según esta humanidad vaya comprendiendo las verdades, se irá elevando y haciéndose más sabia y espiritual. Se irá hacia el lado del amor y sentiremos cada vez más esa energía maravillosa que todos, absolutamente todos poseemos; aunque según ves el mundo, se haga difícil entender esto. Pero lo que vemos son manifestaciones negativas, aunque todo tiene una intención, que le da su meta. Si todo fuera bueno, no lo sabríamos apreciar, por ello existe el mal, que es el que nos da el contraste y medida de lo bueno en el grado que sea. Ese ser lo tenemos que hacer nosotros, nadie nos va a juzgar, serán nuestras propias obras las que nos darán la medida de nuestro ser, para lo mejor o peor y así evolucionar hacia nuevas dimensiones más perfectas

 Se nos hace difícil vernos en esos seres que están más hacia el lado oscuro, pero tratad de entender esto y no juzgar porque todos somos uno. Ya que es otra manifestación de la vida y ella nos hace comprender quizás el sufrimiento, nunca gratuito, del que infringe dolor a otro semejante. Tiene muchísimo más temor que amor cuando está creando su obra, su energía negativa lo ira consumiendo y se destruirá, su estar será difícil y desequilibrado para sí mismo, lejos de la armonía del ser en equilibrio. Cuando estamos en esa vibración todo encaja. Hay muchas moradas, y de distintos niveles. Cuanto más espiritual y menos material se es, se van alcanzando niveles de consciencia más y más elevados, y te vas liberando mientras sueltas lastres inútiles.

Nuestra energía atrae a través de nuestro pensamiento, es como si fuéramos un faro para otros que están buscando y ven esa luz. Llevas una guía, como si se tratara de una brújula que fuera marcando la dirección. Siempre hay una intencionalidad intrínseca en esa búsqueda, yo la llamo la búsqueda de la verdad. Sé que me voy encontrando porciones y fragmentos de verdades que tengo que poder encajar, pero el camino es muy largo y aquí estamos atrapados en el tiempo.

Tengo la fe y confianza del que busca, encuentra. Porque todo tu deseo está volcado hacía ahí., y es como si llevaras una lupa de muchos aumentos para ir captando eso que se va necesitando para comprender los fundamentos de nuestra vida.

Existe el miedo que ciega y nos aparte del camino que lleva a la luz. Para no caer en él, tenemos que dejarnos llevar, y no hacer como el que se empeña  en nadar a contracorriente y que solo consigue extenuarse y agotarse, terminando por ahogarse. Hay que cambiar la dirección y dejarse llevar, eso hará  que encontremos  esa armonía que nos irá ayudando a encajar las piezas y fragmentos que vayamos encontrando.

Encontremos en la certeza,  nuestra guía. Si lo sientes profundamente, sabes que es verdad. Utiliza la intuición y el sentimiento, es el mejor cóctel para dilucidar.

Desde hace un tiempo estoy abandonando los convencionalismos religiosos que he mamado desde que nací, muchos nunca fueron de mi sentir y precisamente estoy llevando, como sí llevará una guía dentro de mí, claridades a mi vida que como rayos alumbra trozos de esa oscuridad que todos tenemos. Cuando eso pasa, se asoma la sabiduría del alma y ayuda a dar otro paso.

Creo que todo ese tiempo de convencionalismos lo he necesitado no obstante, para estar segura de lo que ahora siento. Para poder edificar una nueva etapa tiene que haber un cimiento, que ayuda a dar base y estabilidad a la nueva construcción. Así puedo, sabiendo lo que deseo, y no lo que me han introducido, si o si. 

Con ello, soy yo más que nunca y estoy más segura de lo que hago, pese a quien pese. Ya no me importa tanto, sé que la gente en general no me va a redimir, yo experimento y sigo mi camino y mientras tanto sigo buscando, buscando. Es algo genuino que me da  vida y me calienta el corazón, haciendo que me sienta infinitamente mejor. Y lo mejor de todo, sin miedo. He conseguido sentir la autenticidad de lo que me envuelve, he aprendido a encontrar signos.

Marybella

© Todos los derechos reservados

 

 

¿VIVIMOS CON DIGNIDAD?

image

Cuantas veces nombramos la palabra DIGNIDAD sin obrar en nuestras vidas en consecuencia. ¿Realmente sabemos lo qué es?

La dignidad nos indica una apreciación, una valoración intrínseca y profunda de uno mismo, independientemente de si a los demás les llega o no. Es una condición humana que tiene que funcionar como base de cualquier ley o forma social. Tenemos que respetar y defender la vida, la integridad física y psicológica y los demás derechos de todos los hombres y mujeres del planeta, y esto es así, precisamente, porque son DIGNOS y lo merecen.

Si cada uno de nosotros tiene dignidad, esa dignidad funcionará en comunidad, extendiéndose ese respeto a las posibles maneras de vivir como hombres y mujeres.

La dignidad pertenece a cada uno de nosotros, simplemente, por ser miembro de la especie humana, se encuentre donde se encuentre, haga lo que haga, viva de una manera o de otra.

Tener presentes estas verdades, creo que vendrá bien, para ayudarnos a no despreciar o dañar la dignidad de otras personas, para que no se discrimine o se use la violencia sobre los otros. A la vez, permitirá el desarrollo de una cultura del respeto y de la solidaridad, en la que cada mujer y cada hombre sean valorados por lo que son simplemente, sin adjetivos discriminatorios.

© Marybella

¿POR QUÉ NO APRENDE LA HUMANIDAD?

sistema,por-que-no-aprende-la-humanidad

Siempre hay un lado de la dualidad que puede ir contra la propia vida, eso es un triste hecho hasta nuestros días. Ojalá se pudiera  doblegar la naturaleza humana hacia lo mejor, ese debe ser el reto que tenemos que tratar de conquistar, pero ya sabéis, de momento somos lo que somos. Un mundo feliz aquí es una utopía, cuando se sube un peldaño en mejorar, nuevos aspectos surgen siempre que hace que no se pueda conseguir un mundo feliz.

Tantas veces aflora el egoísmo y se olvida el sentimiento más universal e imperecedero EL AMOR, considero que nada puede desarrollarse de manera adecuada sin esta energía sublime.

 Es a través de  la dualidad,  la manera como se manifiesta en nuestro mundo la realidad. Son sus polos los que nos ponen de manifiesto lo mejor y lo peor de la naturaleza humana, pero necesitamos de ese continuum y contraste para tener un norte y diferenciar.

Sabemos que sin emociones no hay vida. La vida para que sea tal hay que sentirla, es decir, experimentarla. Sólo así cala y se comprende lo que es vivir. La vida tiene de todo… absolutamente de todo, de lo mejor y de lo peor. Hay alegrías, pero sobretodo mucho dolor., cuanto más amamos, más vulnerables somos, precisamente por nuestros sentimientos hacia aquellos por los que queremos lo mejor.

Pero el sistema es así, si todo estuviera perfecto, nada haríamos ya aquí. Es ese esfuerzo en mejorar, lo que seguramente da frutos para ir logrando cambios óptimos. Pero es tanto, tanto lo que hay que ir cambiando, que la humanidad tiene un gran reto por delante en su  futuro para poder  ocuparse de ello.

Yo confió en que una nueva consciencia nos vaya abordando y nos haga tener menos agresividad y egoísmo y  más amor hacia los demás.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

HASTA DONDE SOMOS GRANDES

hasta-donde-somos-grandes

Existe un deseo rotundo escrito en el fondo de cada célula que nos habita y nos da cohesión material. Es la unión de todas ellas para lograr un funcionamiento integral. Ninguna es más importante que otra, todas lo son, son como un mecanismo perfecto de relojería para que se fundamente este universo en miniatura que somos cada uno de nosotros.

Pero si miramos hacia arriba veremos el otro universo poblado de millones de galaxias y con ello miles de millones de soles y planetas. Todo es una cadena sin fin y nosotros somos eslabones de ese continuum maravilloso e inabarcable.

Me emociona pensar que todo tiene su función, todo es algo importante, todo es necesario para que esta maravillosa y excelsa obra exista.

Nunca, por mucho que nos prolonguemos como humanidad, podremos dar fin a entender la magnífica sabiduría que encierra este prodigio del cual formamos parte.

Por eso mi corazón llora, cuando veo que se profana de tantísimas maneras. Y lo peor de ello, es que se hace atendiendo a razones materiales que hoy son y mañana solo serán cenizas dispersas sin ningún soporte que les den viabilidad. Pero cuánto daño e incomprensión, hoy, pueden acumular, sembrando dolor y haciendo sangre en el centro de nuestra más profunda integridad.

Creo que el ser humano, compuesto de raciocinio, tiene que pararse a pensar, y con ello, analizar lo que es él mismo, a través de lo que siente en su corazón y le hace vibrar para conectarse después de una manera consciente a lo que lo circunscribe y le da su dimensión.

Esto último, se hace muy necesario, y le ayudará a encontrar la verdadera razón de su propia identidad y naturaleza espiritual.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

¿POR QUÉ ETIQUETAMOS Y ODIAMOS AL OTRO?

por-que-etiquetamos

Es una de las preguntas clave que todos deberíamos hacernos. ¿Por qué nos odiamos los unos a los otros por motivos ideológicos o religiosos? ¿De dónde surge ese odio?

Cuando sentimos repulsión por alguien con una ideología o unas inclinaciones opuestas a las nuestras, ¿de dónde proviene ese rechazo?

Ésta es una cuestión que muy poca gente llega a abordar con la debida profundidad, a pesar de contener una de las claves que explican el funcionamiento de nuestro mundo.

Es algo que podemos ver constantemente a nuestro alrededor: el rechazo exacerbado que sienten entre sí las personas de izquierdas y las de derechas, los fundamentalistas cristianos y los fundamentalistas musulmanes, la gente del Barça y la del Real Madrid, etc…

Analicemos qué es lo que sucede en realidad dentro de nuestras mentes.

Supongamos que somos de izquierdas o de derechas y que tenemos ante nosotros a un opositor político, defendiendo con vehemencia posturas radicalmente opuestas a las nuestras. Algo que podemos experimentar fácilmente, cuando, por ejemplo, vemos una tertulia política por la televisión.

Para empezar, cuando estamos ante una persona así no la vemos como un individuo único y diferenciado sino que automáticamente lo catalogamos como “ese facha”, “ese comunista”, “ese hippie”, “ese burgués”, “ese socialista”, “ese pepero”, etc…Es decir, nuestra mente nos impide ver a la persona en sí y en su lugar aplica una categoría conceptual que lo engloba dentro de un grupo, asignándole una etiqueta que solo existe dentro de nuestras mentes.

Es como si un velo psíquico de repente cubriera nuestros ojos y moldeara una nueva realidad aumentada que no es perceptible físicamente. Una vez se ponen en marcha estos mecanismos de identificación y clasificación, el individuo en sí queda difuminado, casi anulado en nuestra mente y ya solo percibimos en él los valores que nuestra psique asocia al grupo del que forma parte.

Aquí es cuando aparecen los sentimientos de rechazo a la ideología de ese grupo, muchas veces viscerales y enconados, que utilizamos para atacar y despreciar al individuo que los representa. Pero ese rechazo no tiene nada que ver con la persona en sí, ni siquiera con nosotros mismos.

Si a esa persona no la conocemos de nada, ni a nivel personal nos ha hecho ningún daño, ¿cómo puede ser que nos provoque tanta rabia y tanta repulsión?

Inundados por el sentimiento de aversión que nos produce, estamos convencidos de que odiamos a “ese facha” o a “ese comunista”, pero en realidad es nuestra programación mental en forma de ideología la que odia a la ideología opuesta expresada por ese individuo.

Es decir, nuestra programación mental odia a la programación mental instalada en la mente de la otra persona y nos hace sentir una profunda aversión por la forma en que esa ideología se manifiesta físicamente a través de ese individuo.

Y eso nos lleva a la confusión de creer que odiamos a la persona en sí. Pero no es cierto. Es nuestra programación ideológica la que nos utiliza a nosotros, la que hace uso de nuestro cuerpo y de nuestra psique, para vehicular físicamente el rechazo.

Por decirlo de alguna forma, las ideas creadas por la mente humana, acaban “poseyendo” a los seres humanos y utilizándolos para manifestarse en el plano físico y cumplir con la función para la que fueron creadas.

Sabemos que es una idea difícil de digerir, que suena extraña, surrealista, algo que parece propio de una peli de terror o de ciencia ficción, pero es la auténtica realidad del mundo en el que vivimos y es un enfoque útil a la hora de comprender los problemas que aquejan al mundo.

Vista desde este punto de vista, una guerra adquiere una nueva dimensión. Ya no la podemos ver simplemente como un enfrentamiento entre grupos opuestos por motivos ideológicos, religiosos, económicos o políticos.

Ni tan solo nos podemos limitar a verla como un conflicto entre grandes grupos manipulados por diferentes élites, que con intereses contrapuestos instrumentalizan a la población para pugnar entre sí.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados