¿QUÉ ES EL TIEMPO?

que es el tiempo

-Un espacio entre tú y yo.

-Una distancia por recorrer.

-Un día tras otro fragmentado en minúsculos intervalos de espacios que se suman.

-Una vida palpitando al ritmo del tic-tac, tic-tac.

-Lo que te atrapa y te encadena sometiéndote a la esclavitud de ver irremediablemente como va pasando.

-Lo que te toca y se va llevando todo lo que te rodea.

 

Cuando entramos a formar parte del viaje de la vida en esta dimensión que habitamos, llegamos con un bono que lleva un tiempo implícito y que sólo sabemos lo que naturalmente puede durar, pero no lo imprevisible de terminar antes por los mil y un avatares que se nos puedan presentar.

Estamos y somos parte de un tiempo que consume continuamente de ese tiempo que cada uno tiene concedido para hacer su creación aquí. Somos solo tiempo en una eternidad sin tiempo, somos como esas pequeñísimas burbujas oscilantes que se mueven a miles de millones dentro de un intervalo, hasta que dejan de estar y estallan a la eternidad.

Nuestro estar y todo lo que nos comporta, es un fluir continuo a ese condicionante, que está tan injertado dentro de la propia esencia medular de la vida, que ni nos damos cuenta.

Nuestras ilusiones, motivaciones, decisiones, intereses, ganas, deseos, impulsos…son los motores que nos hacen vibrar y dan cuerda todos los días a nuestro reloj biológico, para estimularlo y llenar ese tiempo que aquí va pasando de manera inexorable, y que, cuando miramos hacia atrás, es cuando comprendemos lo raudo y veloz que pasó.

Sólo cuando respiras y vives con plenitud el ahora, parece que transgredes ese fluir para hacerlo baluarte de lo eterno. Solo presente que suma presente, constituye aquí lo eterno de la dimensión que habitamos en esta coordenada de espacio-tiempo.

La existencia dentro del tiempo se va encargando de darnos unas pautas, que nos organiza esa vida en patrones estándar. En ciclos donde nuestros cuerpos físicos y orgánicos vienen ya estructurados desde el instante cero.

Todo aquí se rige por momentos, pautas, etapas, periodos, ciclos… encadenados y formando parte de nuestro espacio de tiempo.

Cuando decimos esa expresión de “no tengo tiempo”, nunca nos damos cuenta de la relevancia matemática que implica, de ser taxativamente cierto, ya no estaríamos aquí implantados realmente en el ahora.

Sólo somos tiempo. Tiempo que pasó dejando una huella y otro que no sabemos a ciencia cierta si llegará. Pero para eso ya tenemos a la esperanza, que es timón que guía para seguir buscando, sin poder detener el tiempo que cada día pasa y ya no tenemos.

Integrémonos en ese tiempo de vida, en ese ser siendo con presente infinito y volemos ya, y desde este instante, erradicando en nuestro interior la enorme tiranía del tiempo y encontremos la esencia que de verdad nos de la vida eterna e imperecedera.

© Marybella