Archivo por meses: noviembre 2016

¿POR QUÉ NO APRENDE LA HUMANIDAD?

sistema,por-que-no-aprende-la-humanidad

Siempre hay un lado de la dualidad que puede ir contra la propia vida, eso es un triste hecho hasta nuestros días. Ojalá se pudiera  doblegar la naturaleza humana hacia lo mejor, ese debe ser el reto que tenemos que tratar de conquistar, pero ya sabéis, de momento somos lo que somos. Un mundo feliz aquí es una utopía, cuando se sube un peldaño en mejorar, nuevos aspectos surgen siempre que hace que no se pueda conseguir un mundo feliz.

Tantas veces aflora el egoísmo y se olvida el sentimiento más universal e imperecedero EL AMOR, considero que nada puede desarrollarse de manera adecuada sin esta energía sublime.

 Es a través de  la dualidad,  la manera como se manifiesta en nuestro mundo la realidad. Son sus polos los que nos ponen de manifiesto lo mejor y lo peor de la naturaleza humana, pero necesitamos de ese continuum y contraste para tener un norte y diferenciar.

Sabemos que sin emociones no hay vida. La vida para que sea tal hay que sentirla, es decir, experimentarla. Sólo así cala y se comprende lo que es vivir. La vida tiene de todo… absolutamente de todo, de lo mejor y de lo peor. Hay alegrías, pero sobretodo mucho dolor., cuanto más amamos, más vulnerables somos, precisamente por nuestros sentimientos hacia aquellos por los que queremos lo mejor.

Pero el sistema es así, si todo estuviera perfecto, nada haríamos ya aquí. Es ese esfuerzo en mejorar, lo que seguramente da frutos para ir logrando cambios óptimos. Pero es tanto, tanto lo que hay que ir cambiando, que la humanidad tiene un gran reto por delante en su  futuro para poder  ocuparse de ello.

Yo confió en que una nueva consciencia nos vaya abordando y nos haga tener menos agresividad y egoísmo y  más amor hacia los demás.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

MIRAR HACIA DENTRO

thUCO6JBT2

Los tiempos muertos son los más vivos para repasar nuestras vidas y tomar plena conciencia de ellas. Creemos que todo lo que hay que aprender está fuera, y  es precisamente lo contrario, es desde dentro como se aprende a valorar lo que esta fuera.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

BALADA PARA DOS AMORES

los enamorados

Sé que cuando toco en mí, tu cuerpo,
lo está,
y tú, en algún lugar puedes sentirlo.

Despierto por la noche
abrazándote en el vacío.
Me levanto descalza
por la sala y camino,
luego hago remolinos
con mis dedos y
sobre la tela
busco tus palabras,
sinceras palabras de amor.
Busco mensajes de cariño
por ese camino
virtual que imagino

Sueño y pido este instante
que mi cuerpo planchado,
hecho hoja de papel
en el solo haz
de tu partitura,
donde escribo a besos
y con ella toco la ternura
que se abre para ti,
solo para ti, mi amor

Sigue la vida paralela,
donde te espero siempre
en la bella encrucijada del destino

Abismo es tu cuerpo, desde donde me quiero lanzar y volar…
sobre tu plataforma desnuda de todo pudor
para más allá de ser contigo,
ser en espíritu indestructible de amor

Soñarte en cada instante y rememorar tu esencia
grabada en mi ser a fuego y cal.
Con eso te vivo y te siento en lo más profundo de mi,
no queriendo mucho más que suspirar y
beber tus besos en PAZ

El Pescador & Marybella
© Todos los derechos reservados

LA OTRA CARA DE LA REALIDAD

muerto, la-otra-cara-de-la-realidad

Miraba al cielo y pese a que se asomaban a él unos grandes nubarrones espumosos de color gris, anunciando una pronta y vertiginosa lluvia, en su corazón, una nueva certeza había comenzado a darle una esperanza de cálida seguridad. En él, se despejaban las oscuras nubes para pasar a ver un claro cielo azul iluminado por un cálido y brillante sol.

Ya el sacerdote había terminado su responso y dejado caer las palabras Descanse en Paz, cuando los sepultureros, ayudados de gruesas sogas, deslizaban suavemente el negro y acharolado ataúd dentro de la fosa.

Ahora, y sin que nadie se lo pudiera imaginar, ella bailaría mentalmente sobre su tumba y lloraría de alegría, dando enormes gracias al cielo por haber conseguido liberarse de ėl. De su egoísmo depravado, de su machismo desenfrenado, de sus aprisionantes celos, de su humillante e hiriente lascivia glotona , como si ella solo fuera un trozo de carne sin alma. De su lengua grosera y amenazante cuando le lanzaba cascadas de palabras soeces y descalificando hasta lo más sublime y tierno de ella.

Muerto y bien muerto se merece estar, allí donde ningún daño pueda hacer ya y sirva a los gusanos de alimento, de venenoso y repulsivo alimento hediendo a podredumbre eterna.

En su cabeza, todavía sonaban los ecos de sus lacerantes palabras, torturándola continuamente con sus reproches. Encumbrando su insignificante hombría con la más abyecta violencia diaria. Haciendo que dentro de ella asomaran brotes de locura y un miedo cerval tomara posesión, creándole cada vez más, una acentuada y profunda indefensión traumática.

Recordó la última vez que lo vio al fondo del pasillo de la planta alta y la llamó con voz enronquecida : -¿Dónde estás zorra del diablo?. No te escondas, será mucho peor para ti.

Se oyó así misma decir: ¡Dios, otra vez no! Todavía le dolía la piel de sus pechos, allá donde las magulladuras no se habían borrado. Cerró los ojos y comenzó a gemir. Segundos después, algo muy profundo saltó dentro de ella haciendo
que se levantara del rincón donde se hallaba acurrucada. Se irguió y saliendo al pasillo se acercó a la barandilla y poniéndose de espaldas a ella, le gritó:

– ¡DETENTE!

– No me hagas enfadar- le contestó él, aproximándose

– ¡NUNCA MÁS! ¿ME OYES? ¡NUNCA MÁS SERÉ TUYA! – la adrenalina hablaba por ella

– ¿Estás segura de lo que dices? – contestó algo sorprendido

– ERES UN DEPRAVADO, UN ENFERMO MENTAL – le espetó ella

– Sabes que solo eres mía y siempre me darás lo que yo desee de ti. – le dijo mordiendo las palabras

– Me arrojaré desde aquí si te acercas a mí. – le amenazó ella

Él, con ademán desencajado, corrió hacia ella y justo cuando la iba a tomar de cuello, ella se hizo a un lado. Él, sin apoyo y perdiendo el equilibrio, se precipitó por encima de la barandilla, cayendo al vacío por el hueco de la escalera.

Comenzaron a caer las primeras gotas de lluvia y todos los asistentes al sepelio aprovecharon para despedirse de la compungida viuda, a la cual daban sus sentidos pésames por el fallecimiento propiciado por tan fatídico accidente doméstico, del gran hombre y congresista que consiguió se aprobara la ley contra la violencia de género.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados