Archivo por meses: octubre 2016

NADA SE ACABA

halloween

Un relámpago iluminó la noche de difuntos y pronto ráfagas de viento y lluvia empezaron a caer de manera infatigable. Por la vereda cercana al cementerio una mano blanca y lánguida se sujetaba el sombrero, mientras su dueña caminaba zarandeándose por la tempestad.
Cuando llegó a la verja del cementerio paró de pronto y miro fijo hacia un punto concreto. Sabía donde estaba la cripta donde sus antepasados descansaban en el sueño eterno. Empujó con decisión la verja chirriante y penetró en aquel lugar.
Caminaba tambaleándose pero sin flaquear, tenía que llegar antes de que fuera tarde. Allí, estaría ella esperándola en la oscuridad. Cuando se aproximó una luz oscilante se reflejó en el velo de su sombrero y vio una hornacina al lado de la puerta que daba bajada a la cripta, esa era la señal.
La luz estaba protegida por una tulipa de cristal y la vela de su interior no dejaba de oscilar en un baile monocorde. Tomó la vela y descendió con ella mientras se proyectaban sombras fantasmales en la pared, a la vez, iba notando como sus pies se volvían cada vez más y más pesados, como forzándose apenas sin querer, pero había algo que la empujaba a seguir como si un imán la atrajera más y más. Llegó abajo y se colocó en el centro de la cripta. De pronto, notó que algo muy cerca de ella empezaba a hacerse tangible y tornar en cuerpo de mujer. Ohhhh, era ella, sí, ella misma, inmersa en un halo de luz delante de una puerta recortada en medio de la cripta y que se proyectaba abierta hacia otra dimensión. Le estaba tendiendo la mano y le suplicaba con la mirada que se dejará hacer. En el medio, el abismo formado se fue estrechando al tiempo que le acercaba su mano y se fundían en una sola, entonces, la puerta se cerró a la vez que desaparecía y todo quedó otra vez en un silencio sepulcral bañado en total negrura.
Al día siguiente una joven muy bella estaba tendida en la cama, por la noche su corazón había dejado de latir. Sus familiares muy afligidos lloraban su dolor, esperando para darle su último adiós.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

HASTA DONDE SOMOS GRANDES

hasta-donde-somos-grandes

Existe un deseo rotundo escrito en el fondo de cada célula que nos habita y nos da cohesión material. Es la unión de todas ellas para lograr un funcionamiento integral. Ninguna es más importante que otra, todas lo son, son como un mecanismo perfecto de relojería para que se fundamente este universo en miniatura que somos cada uno de nosotros.

Pero si miramos hacia arriba veremos el otro universo poblado de millones de galaxias y con ello miles de millones de soles y planetas. Todo es una cadena sin fin y nosotros somos eslabones de ese continuum maravilloso e inabarcable.

Me emociona pensar que todo tiene su función, todo es algo importante, todo es necesario para que esta maravillosa y excelsa obra exista.

Nunca, por mucho que nos prolonguemos como humanidad, podremos dar fin a entender la magnífica sabiduría que encierra este prodigio del cual formamos parte.

Por eso mi corazón llora, cuando veo que se profana de tantísimas maneras. Y lo peor de ello, es que se hace atendiendo a razones materiales que hoy son y mañana solo serán cenizas dispersas sin ningún soporte que les den viabilidad. Pero cuánto daño e incomprensión, hoy, pueden acumular, sembrando dolor y haciendo sangre en el centro de nuestra más profunda integridad.

Creo que el ser humano, compuesto de raciocinio, tiene que pararse a pensar, y con ello, analizar lo que es él mismo, a través de lo que siente en su corazón y le hace vibrar para conectarse después de una manera consciente a lo que lo circunscribe y le da su dimensión.

Esto último, se hace muy necesario, y le ayudará a encontrar la verdadera razón de su propia identidad y naturaleza espiritual.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

PRIMER AMOR

primer-amor

Quizá no te diste cuenta

que te anhelaba,

que besaba por donde pisabas,

que me consumía de amor

cuando te acercabas.

Quizá no supiste

interpretar mi mirada,

cuando mis ojos

en ti se clavaban,

y entornándolos te soñaba.

Quizá es demasiado pronto

para que el amor

me haga volar,

y en tu tejado como paloma

se quiera posar,

pero te juro por mi vida

que creceré

y ya no cejaré

hasta ser tuya.

Marybella

© Todos los derechos reservados

¿POR QUÉ ETIQUETAMOS Y ODIAMOS AL OTRO?

por-que-etiquetamos

Es una de las preguntas clave que todos deberíamos hacernos. ¿Por qué nos odiamos los unos a los otros por motivos ideológicos o religiosos? ¿De dónde surge ese odio?

Cuando sentimos repulsión por alguien con una ideología o unas inclinaciones opuestas a las nuestras, ¿de dónde proviene ese rechazo?

Ésta es una cuestión que muy poca gente llega a abordar con la debida profundidad, a pesar de contener una de las claves que explican el funcionamiento de nuestro mundo.

Es algo que podemos ver constantemente a nuestro alrededor: el rechazo exacerbado que sienten entre sí las personas de izquierdas y las de derechas, los fundamentalistas cristianos y los fundamentalistas musulmanes, la gente del Barça y la del Real Madrid, etc…

Analicemos qué es lo que sucede en realidad dentro de nuestras mentes.

Supongamos que somos de izquierdas o de derechas y que tenemos ante nosotros a un opositor político, defendiendo con vehemencia posturas radicalmente opuestas a las nuestras. Algo que podemos experimentar fácilmente, cuando, por ejemplo, vemos una tertulia política por la televisión.

Para empezar, cuando estamos ante una persona así no la vemos como un individuo único y diferenciado sino que automáticamente lo catalogamos como “ese facha”, “ese comunista”, “ese hippie”, “ese burgués”, “ese socialista”, “ese pepero”, etc…Es decir, nuestra mente nos impide ver a la persona en sí y en su lugar aplica una categoría conceptual que lo engloba dentro de un grupo, asignándole una etiqueta que solo existe dentro de nuestras mentes.

Es como si un velo psíquico de repente cubriera nuestros ojos y moldeara una nueva realidad aumentada que no es perceptible físicamente. Una vez se ponen en marcha estos mecanismos de identificación y clasificación, el individuo en sí queda difuminado, casi anulado en nuestra mente y ya solo percibimos en él los valores que nuestra psique asocia al grupo del que forma parte.

Aquí es cuando aparecen los sentimientos de rechazo a la ideología de ese grupo, muchas veces viscerales y enconados, que utilizamos para atacar y despreciar al individuo que los representa. Pero ese rechazo no tiene nada que ver con la persona en sí, ni siquiera con nosotros mismos.

Si a esa persona no la conocemos de nada, ni a nivel personal nos ha hecho ningún daño, ¿cómo puede ser que nos provoque tanta rabia y tanta repulsión?

Inundados por el sentimiento de aversión que nos produce, estamos convencidos de que odiamos a “ese facha” o a “ese comunista”, pero en realidad es nuestra programación mental en forma de ideología la que odia a la ideología opuesta expresada por ese individuo.

Es decir, nuestra programación mental odia a la programación mental instalada en la mente de la otra persona y nos hace sentir una profunda aversión por la forma en que esa ideología se manifiesta físicamente a través de ese individuo.

Y eso nos lleva a la confusión de creer que odiamos a la persona en sí. Pero no es cierto. Es nuestra programación ideológica la que nos utiliza a nosotros, la que hace uso de nuestro cuerpo y de nuestra psique, para vehicular físicamente el rechazo.

Por decirlo de alguna forma, las ideas creadas por la mente humana, acaban “poseyendo” a los seres humanos y utilizándolos para manifestarse en el plano físico y cumplir con la función para la que fueron creadas.

Sabemos que es una idea difícil de digerir, que suena extraña, surrealista, algo que parece propio de una peli de terror o de ciencia ficción, pero es la auténtica realidad del mundo en el que vivimos y es un enfoque útil a la hora de comprender los problemas que aquejan al mundo.

Vista desde este punto de vista, una guerra adquiere una nueva dimensión. Ya no la podemos ver simplemente como un enfrentamiento entre grupos opuestos por motivos ideológicos, religiosos, económicos o políticos.

Ni tan solo nos podemos limitar a verla como un conflicto entre grandes grupos manipulados por diferentes élites, que con intereses contrapuestos instrumentalizan a la población para pugnar entre sí.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

PENÉLOPE

      penelope                

Mi corazón galopaba en el pecho, cuando presentí que eras tú.

Los latidos redoblaban en tumulto loco y desenfrenado.

Me subí a la almena y ví como llegabas. Bajaron la puerta levadiza y con trote majestuoso entraste con tu corcel negro y brioso al patio del castillo.

Me estremecí. ¡Por todos los dioses!

¡Eras tú!

Ya estabas cerca.

Pronto nuestros ojos se mirarían, y entonces, un aluvión de dicha insuperable caería sobre nosotros.

Todo lo que hasta hace breves momentos estaba en mi pensamiento, se borró, ya solo tú lo llenas.

Tú, que eres el amante de mis sueños más dulces e intensos,

que con toda la ilusión borde y deshice lo bordado,

esperando cada día que regresaras y siempre esperé.

Ahora te mostrarás a mí,  y te tocaré,  y saciaré mis ansias de sentir tu cuerpo junto al mío y nuestras bocas se sellarán en un beso cálido e infinito.

Gracias doy por la suerte de sentir esto. ¡Es un arrebato tan intenso!

que toda yo soy mariposa exaltada.

¡Por fin, tú, mi Ulises! ya regresas de tan largo y arduo viaje.

Veinte años te esperé y te guardé mi fidelidad,

solo a ti me di y solo contigo yaceré,

recuperando tanto tiempo perdido.

Mi esperanza ya tiene sus dulcísimos frutos,

que está vez, juntos, ¡mi amor!   y sin que nada nos detenga,

podremos hacer nuestros y paladear y disfrutar de ellos,

sacándoles el mejor de los néctares para endulzar esa larga espera,

durante cada día del transcurrir de nuestras vidas.

Marybella

© Todos los derechos reservados

 

LO MEJOR DE TODO

lo-mejor-de-todo            

El chute de adrenalina confirmó su tremendo entusiasmo. Después de un apabullante concierto de gratísimas entradas en su publicación,  supo que sus pasos eran seguidos.

También hubo insultos e improperios y hasta una denuncia con firma de estrechez mental.

Pero ella montó en el caballo de las letras y comenzó a galopar. Encontrando de nuevo ese aire fresco que te mueve la melena,  que te oxigena la mente y que da  alas a la inspiración para decir al mundo viejo, que en algunas cosas toca  renovar.

Y lo mejor de todo, muchos amigos bordo entre sus letras, que seguían a su toque de inspiración y hasta algún editor que le dijo: ven conmigo, que tus vales oro y tus relatos son ¡Chapeau!

Maribel Durán

 © Todos los derechos reservados

 

LLUVIA BAJO EL PARAGUAS

    lluvia-bajo-el-paraguas

El señor de la lluvia decidió dar un paseo por LA CITY londinense…tenía que regar pensamientos bursátiles, últimamente estaban quedándose mustios. Caminaba por sus calles humedecido y dejando el refresco de su caudal, su propósito se fundamentaba en la necesidad de hacer fluctuar esos arroyos secos y estancados para que de nuevo la economía creciera y reverdeciera.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

BUSCO…

pensamientos

En clave positiva pongo mi lupa en rosa para buscar:

La luz de la mirada en la gente que veo.

La alegría en la sonrisa que alumbra desde el corazón.

El rictus del amigo que da su comprensión.

Las tenazas que corten las cadenas que liberen las almas.

La esencia de la vida para entender como vivirla.

El amor en cada esquina dando luz con su reflejo.

El sosiego y la paz que me dejen respirar para valorar, todo lo que ahí, ya está.

 

Marybella

© Todos los derechos reservados

CUENTA LA LEYENDA…

image

Toda su vida fue un ir y venir por el bosque a casa de su abuelita. Recordaba  desde su más tierna infancia esos recorridos llenos de tardanzas ante su gran asombro por todo lo que iba descubriendo en su deambular.

Le gustaba ver el vuelo de una mariposa y esperar a que se posara sobre el pétalo de una flor. Le gustaba descubrir nidos de pájaros con sus pequeños huevos en vías de eclosionar. Disfrutaba con el olor húmedo del suelo, lleno del frondoso follaje y encontrar asomándose tímidamente las primeras flores primaverales, y por supuesto, a las ardillas subiendo y bajando de los árboles con sus inquietas y locas carreras…

Fue haciéndose mayor y su abuela un día dejo de existir, ningún lobo se la comió. Eso solo era un cuento chino para mantener a raya a los niños. Ella sabía de siempre que tenía una fuerza mágica que la hacía merecedora del respeto y amor de los animales. Pero también sabía que bajo la influencia de la luna ese don desaparecía.

Un día que tenía que atravesar el bosque por una senda tenebrosa y profunda para dirigirse a una población más lejana, no tuvo demasiada noción del tiempo pasado y cuando se encontraba a medio camino escuchó un alarido agudo y penetrante. La piel se le puso de gallina y mirando al cielo vio entre las ramas de los árboles que la luz del día se iba apagando para dar paso a la noche. Respirando profundamente, trató de sobreponerse, a la vez que tocaba la daga escondida entre sus ropas.

Miró al frente para seguir el camino y de nuevo se le atenazó el corazón al volver a escuchar ese lúgubre y agudo sonido de manera más cercana. Decidió echar a correr y salir huyendo, era mucho el miedo que sentía. Pero en su loca carrera y ante la irregularidad del terreno, tropezó, y cayendo de bruces fue rodando hasta terminar en una trampa para lobos que se encontraba camuflada en el suelo con ramas y hojarasca.

Quedó noqueada por el golpe, pero cuando poco a poco fue recuperando el conocimiento y sin saber exactamente donde había caído, le llegó un fuerte olor, un tanto acre, a la vez que sentía una respiración jadeante cerca de ella.

Comenzó a gemir llena de temor e impotencia mientras trataba de arrastrarse en sentido contrario a ese olor y jadeo cercano, y salir de ese agujero buscando un lugar más seguro en la sombría negrura del bosque. Cuando sintió como algo peludo y cálido se le echaba encima.

El espanto la sobrecogió, haciendo que se le nublara el entendimiento y solo la histeria tomara su mente para chillar con todas sus fuerzas.

De pronto, un rayo de luna iluminó unas fauces de colmillos alargados y níveos que brillaban rompiendo la negrura, y entonces supo con lo que había topado.

El lobo era muy grande. Un blanquísimo y espeso pelaje lo recubría totalmente, confiriéndole una bella estampa. También, y ante los bramidos de la joven, se encontraba asustado e inquieto. La olfateaba y gemía alejándose dentro de su estrecho espacio y de nuevo volvía a acercarse a ella.

Poco a poco y viendo que no tenía escapatoria, la joven se quedó muy quieta hasta que las primeras luces del alba fueron llenándolo todo, entonces vio como el lobo le acercaba con su boca una pequeña alimaña muerta.

Pensó que si el lobo todavía no la había devorado entre sus fauces con la llegada del día, ya no lo haría. Recordó la daga entre sus ropas y armándose de valor abrió en canal a la alimaña y tomando con sus manos el corazón se lo acercó con suma valentía a la boca del lobo. El lobo entendió el mensaje y con un gemido de placer masticó ese exquisito bocado y los demás que le fueron llegando.

Desde entonces, cuenta la leyenda que Caperucita Roja siempre iba acompañada de un gran lobo blanco y que ya, ni la noche pudo con ella.

Marybella
© Todos los derechos reservados

DURA REALIDAD

image

Quería sentir ese dejarse ir,
donde el aire pusiera dominio en su descenso,
arroparse en la sutil levedad envolvente,
volar de manera evanescente,
acariciar la nada y
desafiar a la gravedad…eso creía en sueños.

Pero la realidad no le concedió ningún beneficio,
solo la hizo comprender de una vez.

Marybella

© Todos los derechos reservados