INCANSABLE COMPAÑERA  

FB_IMG_1453923346966

En la vida hay diferentes maneras de observar el mundo. Un día que iba caminando por la calle la vi y me hizo sucumbir a su hermosura y ligereza. Entonces, se me metió una idea fija en la cabeza, ella sería mía.

Para ello, tuve que merecérmela y trabajar muy  duro mientras los demás holgazaneaban. Recuerdo que me  tiraba de la cama  cuando todavía era de noche para repartir periódicos. Después iba a  la escuela y por las tardes sacaba a pasear a los perros de los demás, fregaba coches y ayudaba al Sr. Félix en la serrería. Sólo tenía 14 años.

Cuando fui un año después a por ella,  me sentí el más feliz del mundo. Allí estaba como esperándome,  todavía más hermosa y ligera, deseosa de ser montada. Lo hice. ¡Dios, como lo hice!

Ella fue la primera. La más deseada y la más amada. Nunca me pude deshacer  de ella cuando su cuerpo, que me lo dio todo, se fue oxidando.

Si, ahora después de toda una vida recorrida, seguía allí, decorando con toda su belleza vintage un rincón del jardín. Es el tributo que le rendí a esa entrañable  amiga que me hizo descubrir el mundo sobre sus dos ruedas.

Marybella

© Todos los derechos reservados