Archivo por meses: diciembre 2015

VISTO PARA SENTENCIA

12463691_1013189968770086_732516904_n

 

El reloj daba las doce del mediodía y toda su compostura se iba deteriorando mientras el segundero del reloj iba avanzando por su circular superficie. De vez en cuando miraba la puerta que había detrás del estrado. Por ella el juez tenía que comparecer dentro de poco para anunciar su veredicto.
Su vida en el último año había sido como un puzzle sin encajar. La revista para la que trabajaba como periodista lo había despedido, su mujer lo había abandonado y se había llevado a su hijo de cuatro años con ella.
Esto fue después de que las autoridades del aeropuerto lo hubieran detenido por encontrarle en su mochila un kilo de heroína. Pero él sabía que lo habían engañado y ese paquete se lo habían colocado allí. Le habían hecho una encerrona para quitárselo de en medio y dejarlo fuera, así no podría seguir la línea de sus acertadas investigaciones y poner en evidencia el comportamiento corrupto de ciertas personalidades de relevancia en el marco político y financiero de su país.
Comprendía que quizá había ido demasiado lejos en sus pesquisas y se tenía que haber protegido adecuadamente las espaldas. Para los peces gordos,  él no era nada más que un aperitivo.
Pero pese a esta pantomima con pruebas falsas y tejida en torno a él en las altas esferas,  todavía se asía a la esperanza de que el jurado hubiera creído en su inocencia y no lo declarasen culpable.
Iba pasando el tiempo y ya en la sala se dejaba entrever la impaciencia. De pronto un ujier entró y comunicó que se suspendía el juicio por causa mayor. Todos comenzaron, sorprendidos, a especular sobre la posible razón. Después, se sabría por los medios de comunicación que se había suspendido la vista y el posible veredicto del acusado, debido al  fallo cardiaco del juez encargado del proceso.
Para él esto suponía un auténtico shock, era dejar nuevamente en suspense su destino. Pero este estado de shock sufrido no fue nada comparado con la sucesión de acontecimientos posteriores: el nombramiento de un nuevo juez incorruptible y menos permeable a los intereses de los poderosos, la nueva revisión del caso por parte del mismo, el hallazgo de indicios claros en la manipulación de pruebas no contemplada por su antecesor, la posterior declaración de juicio nulo y por consiguiente el sobreseimiento del caso y la libertad del acusado.
El no era creyente, pero en su interior comenzaron a brotar palabras de gratitud. Además, lejos de no seguir buscando la verdad, encontró una nueva fortaleza para demostrar al mundo como hacían las cosas los poderosos, pero esta vez buscando intereses afines para cubrirse las espaldas y no dejarse caer en ninguna nueva trampa tendida.
Tenía muy claro que esta segunda oportunidad que el destino le brindaba, la iba a aprovechar completamente.
Cuando pasado un año el conglomerado de empresas que investigaba cayó por sus aportaciones periodísticas, lo único que surgió de su interior fue una auténtica paz. A partir de ahora ya sabía como iba a volver a encajar las piezas de ese desconcertante puzzle en el que se había convertido su vida.

Maribel Durán
© Todos los derechos reservados

 

ENCUÉNTRATE

image

 

Hay veces, que mirando al mundo yo me pregunto, ¿Hacia dónde vamos?, y me lo pregunto porque la mayoría de las veces no lo sé. ¿Acaso somos hojas, que el viento puede arrastrar? A veces me parece tal como lo veo, que así parece que sea.
Pues no, no somos hojas, sino entes animados revestidos de materia. Y además de mente tenemos espíritu, que es eterno, es energía que nos modula y nos hace vibrar. Entonces, por qué nos dejamos arrastrar y no miramos hacia nuestro interior para recuperar la verdadera fuerza de la que estamos dotados.
Si tuviéramos un diálogo interior de continuo, sabríamos donde pisamos y cometeríamos muchísimos menos errores que nos hacen infelices, porque sé, que dentro está la sabiduría de la que todos, absolutamente todos, estamos dotados.
Esa sabiduría es auténtica, no hay que valorarla, solo ES, y nos puede abarcar en todas las parcelas que habitamos los seres humanos y darnos el norte de nuestras vidas, seguro que con ella actuando, se consigue la armonía de la que carece gran parte de este mundo.
Donde realmente veo armonía sin par es en la naturaleza, lo tiene todo, lleva ese mensaje energético para lo que fue creada y lo desarrolla al 100%, de ahí, su inconmensurable hermosura cuando se desarrolla con todo su esplendor, nadie la cuida, no lo necesita, ya lleva todos los códigos de su función. Por qué nosotros, que nos creemos criaturas cuasi perfectas y por encima de todo lo creado, no somos capaces de alcanzar esa armonía intrínseca.
Creo que tengo la respuesta, si fuésemos más humildes y nos fijásemos con los ojos del alma en todo lo que nos rodea, encontraríamos tantísimos mensajes que desde siempre están ahí, clamándonos de mil maneras y nos servirían como espejos donde mirarnos. Pero no, preferimos que con nuestros orgullos, a veces infames, y nuestros egos enormes y desatados, nuestro parloteo inagotable mental y nuestras faltas de escrúpulos, nos dejamos llevar por la corriente, y lo peor de todo, sin saber nunca colocar el ancla.
Creo que cada uno en su vida tiene que encontrar ese momento donde recuperarse de tantísimo ruido y bullicio mundano, de saber cuales son sus límites en la parcela de su vida y acotarlos para no dejarse invadir por tantísima banalidad que lo único que hace es dispersar y confundir.
Es muy importante reflexionar, y hacerlo desde la normalidad de nuestro día a día. Ser conscientes y mantenernos alertas de lo que realmente resulta peligroso para nuestra integridad.
Somos personas con potencialidades que ni sospechamos, nos dejamos avasallar por lo de fuera y no desarrollamos lo que realmente somos y de seguro actuaría dándonos suma felicidad. Esa felicidad es la nueva luz que nos iluminaría dando a manos llenas bienestar hacia afuera.
Está reflexión es voluntad imperecedera que debe mantenerse en nuestro yo profundo, y nos lleva a comprender los fundamentos que nos comportan y nos dan verdad de vida.
El amor es una vibración que forma la base de la vida y como árbol que tiene bien enraizadas sus raíces, crece con tronco robusto y se expande con muchísimas ramificaciones para llegar hacia todos los puntos., así, es como tenemos que crecer, mientras vamos siendo y fluyendo en esta experiencia vital. Cuando se ejerce de esta manera, sabemos que de continuo la vida se convierte en un río de corriente continua que fluye regando cualquier instancia de vida y nos deja saborear plenamente nuestro ahora, desterrando el sinfín de miedos y temores que de manera injustificada nos invaden y nos agotan y colapsan sin una realidad que lo justifique.
Os invito a mirar de verdad en vuestro interior, ya veréis cuan interesantes y maravillosos sois. Con todo mi amor, para todos mis amigos.

Maribel Durán
© Todos los derechos reservados

MI LUNA

12369040_1007453986010351_4763459889690017890_n

 

Hoy asomas desde el ojo de nubes,

desde allí,

iluminas la noche que expande su oscuro manto.

Estás plena de brillo y luz,

eres musa que acompaña a las letras que me vienen y van…..

suspiro con el hálito que me impulsa este estar,

admirando toda la belleza que existe ya y

toda la que aún está por crear.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

 

 

LA ESPERANZA DE LA NAVIDAD

96C68BAA-44DE-4861-9FD9-71235AC62F01

(Imagen sacada de Pixabay, libre de derechos de autor)

La noche estaba oscura, como boca de lobo,  y la lamparilla colgante de la entrada oscilaba al ritmo que el viento le imprimía. Dentro del faro, el farero, pese a ser Noche Buena, no podía dejar su puesto de vigilancia, el mar estaba dominado por una fuerte marejada y los barcos tenían que saber donde quedaba la tierra para evitar desgracias.

Al día siguiente sería Navidad, un día especial,  y mucha gente se reuniría para festejarlo, pero la naturaleza pese a ser sabia, no entendía de estas cuestiones y el mar seguía azotando la costa de manera inexorable.

Cuando más tranquilo se encontraba, le pareció oír un ruido en la puerta. Le extrañó que a esas horas alguien  pudiera estar ahí. A voz en grito, preguntó:— ¿Quién es?.

Como nadie le respondió, supuso que el viento habría hecho impactar algún trozo de madera contra la puerta. Se asomó por un ventanuco, y mirando hacia el cielo, vio una estela plateada formada por los millones de estrellas de la Vía Láctea. En esa noche tan oscura el firmamento decía que allí, muy, muy lejos, había muchas lucernarias dando brillo y calor dentro del universo.

Aún seguía inmerso en su contemplación,  cuando poco  después, volvió a escuchar un fuerte golpe  y decidió bajar para ver que pasaba. Cuando abrió la puerta y miró, quedó sobrecogido por la sorpresa. Allí en la puerta,  tendido en el suelo y a sus pies, se encontraba un hombre con las ropas mojadas y un aspecto exhausto, llevando un pequeño bulto que cobijaba  entre sus brazos. El hombre elevó su cabeza y miró al farero tratando  de articular palabras, a la vez que,  señalaba  hacia el mar de manera insistente.

El farero entró rápidamente dentro del faro, volviendo a salir pocos segundos después  portando una linterna, y se dirigió dentro de la negrura de la noche hacia la dirección que el hombre le había marcado. Se acercó al mar, encaramándose  a unos grandes bloques de cemento que protegían del agua al faro. Desde Allí, proyecto un haz de luz con la linterna  y empezó a vislumbrar montones de maderos flotando. Esto, le hizo suponer,  que eran los restos de una barcaza que se había estrellado contra las rocas. Fue entonces, cuando enfocando  en un punto, percibió un bulto apoyado en un trozo de madero  que se debatía aflorando y desapareciendo contra el encrespado movimiento del mar. Ese bulto era una persona que estaba tratando de llegar al faro, y aunque, le quedaba muy poco trecho, se dio cuenta que si no le prestaba auxilio, no lo conseguiría.

Sin pensárselo dos veces,  se arrojó al mar y con una energía insospechada nadó como pudo hacia ese bulto que parecía cada vez más lejos. Cuando por fin llegó, agarró el cuerpo rodeándolo con un brazo y con el otro se sujeto al madero, a la vez que se daba continuo impulso con el movimiento de sus pies y piernas. Hasta que poco a poco,  y con gran trabajo,  pudo hacerse con los escasos metros que lo separaban de tierra.

Cuando llegó al faro, vio que el hombre ya estaba dentro y, sentado en el suelo, se apoyaba contra la pared, mientras, en su regazo, acunaba a un niño de pecho. El hombre alzando su cara miró al farero, entonces su sonrisa se hizo inmensa e iluminó toda su cara, porque pese a todo lo sufrido en el mar: el farero llevaba, aunque casi desmayada,  a su mujer en los brazos. 

Gracias al faro y su farero se habían salvado de perecer entre las negras aguas,  y podían dar gracias a Dios,  porque esa noche habían vuelto a nacer.

El hombre, que se llamaba Josué, al calor de un buen fuego junto a su mujer y su bebé, le contó al farero, que habían tenido que huir de la guerra y la muerte desplegada en su país de origen, en la única e incierta posibilidad que tenían, la de echarse al mar en una barcaza para poder llegar a otro país que los acogiera como refugiados, y así, poder salvarse de una muerte casi segura.

El faro se convirtió esa noche en otro Portal de Belén, donde una joven familia había encontrado todo el calor y el amor que necesitaban para sentir que su esperanza se había hecho realidad.

Esa noche, el faro alumbraba al mundo con luz de amor. La luz que sale del alma y reconforta el espíritu navideño. Espíritu que nos trae cada año el pequeño Niño Dios, naciendo  una bendita noche estrellada entre nosotros, para darnos una nueva esperanza de vida eterna y hacerla realidad.

 Maribel Durán Martínez 

LA ROSA DE MI DEVOCIÓN: MI MADRE

la rosa

Esto tiene ya muchos años, lo escribí un 31 de Marzo de 1994, le doy gracias a Dios  y a la vida,  porque ella me sigue acompañando.

Un día me sentía desdichada. Mi corazón en un puño, mi alma desgajada. Mi congoja me inundaba de tristeza y de pesar. Acercándome a mi madre le dije que no podía más. Ella sintiéndome muy dentro con mi alma se fundió, y con ese calor que prende, juntas nos encontramos las dos.

Esta madre amorosa que un día de Marzo nació, llevando en su estrella ternura y amor. En mi camino me alumbra, me apoya y me sostiene. Es mi pilar en la Tierra, solo mirarme y me comprende.

Es tan dulce su presencia, tan sencilla su expresión. Su alma transluce vida que con felicidad y amor, generosa nos derrocha para sentirnos mejor.

Madre mía, madre linda, tu emanas confianza y brotes de ilusión, transfiriéndonos tu dicha hasta el fondo del corazón.

El día que tú me faltes, la noche vendrá a mí. Pero un nuevo día llegará donde me sienta feliz. Has sembrado con tu bondad el camino de tantas rosas, que por doquier exhalaré tu perfume sintiéndote muy cerca de mí.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

AMATE Y VIVE LA VIDA

Interprete: David Garres.

Hace mucho tiempo decidiste voluntariamente venir a vivir a este planeta con una finalidad:

vivir muchas vidas, muchas experiencias.

Sabías que sería duro, muy duro, aún así, te comprometiste a hacerlo por Amor.

Ahora, muchas veces lamentas el estar aquí, porqué no recuerdas tu fuerza, tu divinidad.

Es el miedo que no te permite darte cuenta.

Recuperarás tu poder cuando dejes de tener miedo y de creer que te están manipulando.

Durante mucho tiempo has estado experimentando proyectado fuera de tí, de tu realidad.

Cada uno tiene una misión que llevar a cabo.

Tal vez has perdido algo o a alguien.

Tal vez estás en un proceso de enfermedad.

Tal vez recibiste un duro golpe…

Sea cual sea tu experiencia en este momento, siente que ya estás realizando ese trabajo.

El secreto de una buena experiencia está en el “como te lo tomas tú” como lo vives.

AMATE Y VIVE LA VIDA

Siéntete orgulloso de ser como eres.

Siéntete afortunado de poder estar aquí y ahora.

Las experiencias vividas son muy importantes, se beneficiarán muchas civilizaciones.

Los seres de la galaxia te miran y admiran.

Fuiste creado con la intención de hacer algo grande.

Lo hemos logrado.

Gracias a todos por ello.

Pero aún queda mucho por hacer, mucho por vivir.

Pero debes vivirlo desde el Amor y sin miedo.

AMATE Y VIVE LA VIDA

Lo vivido en este mundo va a servir para cambiar el curso del universo para siempre.

Llegó la hora de que tomes esta responsabilidad.

AMATE

Ama a la gente que hay a tu alrededor.

Comparte y experimenta desde el Amor.

AMATE Y VIVE LA VIDA

Eres un ser único y muy especial.

Quiérete.

La experiencia está llegando ya a su fin.

Relájate y vive la vida.

Ha llegado el momento de regresar a tu interior.

Dentro de tí está todo lo que necesitas.

AMATE Y VIVE LA VIDA SIN MIEDO.

TRENZAS DE COBRE

12391046_423339171185428_4987457957330848423_n

 

Mujer joven de trenzas rojizas, tu piel de reverente nácar acaricia mis sentidos. Quiero soñarte desde tu estela blanca, esa que desplegada me lleva hasta el timón de tu sonrisa. Entre tus dedos caracolean las cuentas del rosario, con las que desgranas sus misterios y el mantra hace oasis en tu desierto.

Bella niña de ojos esmeralda, tamizas con tu encanto nostalgias de vientos pasados, esos que partieron y ya no volverán. Déjalos que vuelen lejos que otros nuevos sí que llegarán, dándote alas para volver a volar a otros reinos de luz, donde tu brillo imante a los corazones que de tu encanto se prenden.

Recorre con tu amor la semblanza de tu rostro y llénalo de la semilla que hace brotar a la tierra estéril, esa que nada quiere dar, para que de ella nazca de nuevo la más bella pasión y los corazones se abran como corolas de una flor, cuando la luz del sol las iluminó y un calor tibio y hermoso las abrazó.

Saca tu varita mágica y enséñanos la cúspide del universo, encerrada en la esencia que mana de la magnífica fuente que nunca acaba, porqué la vida misma prendió de forma animada e inanimada en millones de estrellas, y desde entonces iluminan las noches haciéndolas resurgir como a ti de bella.

Marybella 

© Todos los derechos reservados

UN DIA DEL DIARIO DE MAMA

12391132_1003097199779363_9187295874459771688_n

 

¡Cómo siento esta mañana desde que amaneció!

Vi desde la ventana de mi alcoba, como el día se iba infiltrado entre nubes opacas. Por aquí, entre los montes, la luz del sol llega después. El valle es estrecho y profundo y tarda en despertar, pero cuando lo hace la actividad se despliega en cada uno de sus moradores, dándole ese resurgir con el que la animación premia a la vida cada día.

Soy una mujer sencilla y me considero feliz, llevo en este valle Pirenaico toda mi vida. Aquí nací hace ya medio siglo, fui al colegio, moceé, tuve novio y me casé. Luego vinieron mis dos hijos y la vida se me llenó con más amor del que nunca imaginé.

No soy una persona muy versada en cuestiones doctas ni mundanas, pero creo que siempre me he arreglado bien para transmitir e inculcar lo que a mí me ha servido hasta ahora, para comprender lo mucho que se nos brinda cada día, cuando se nos sigue regalando la vida. De ahí, ese resurgir con el que acompaño cada amanecida, preparada para mi nueva actuación en lo que me vaya llegando. Ningún día es igual al otro, aunque parezca que sí, siempre tengo expectativas e ilusiones esperándome, problemas que resolver, familia a la que atender, sirviéndoles mientras los amo.

Hoy estoy especialmente contenta, mi hijo mayor se licencia y nos vamos a la capital para ver la ceremonia. Quiero estar guapa y lucir bien. Que cuando nos fotografíen a toda la familia y mi hijo mire las fotos en el recuerdo, pueda sentirse tan orgulloso de sus padres, como nosotros de él. Allí, de seguro habrá muchas madres de ciudad con los últimos modelos y yo no quiero parecer un árbol de navidad sintiéndome disfrazada. Iré como lo que soy, una persona sencilla y natural, pero con tacones, falda, medias transparentes y un peinado cuidado que enmarque mi rostro risueño.

Mis padres aunque ya están mayores, también se vienen. Es una alegría  muy grande ver al nieto con una carrera universitaria, el primero de la familia. Mi marido ayer acomodó la furgoneta para hoy poder viajar los cinco en ella. Mi hija no quiso ir a la universidad y se puso a trabajar en la panificadora. Ahora, con veintiún años, anda enamorisqueada de un joven de otro pueblo cercano, que conoció estando de fiestas. A ella la emoción de ver a su hermano hecho todo un ingeniero la colma también de satisfacción y orgullo.

Mi marido aunque sabe que nuestro hijo no se va a quedar aquí en el valle, está pletórico de ver lo bien que ha aprovechado toda nuestra ayuda para llegar a terminar sus estudios y poder aspirar a otro tipo de trabajo más cualificado. Es un joven tan brillante, responsable y trabajador, que los mismos catedráticos lo han recomendado a una multinacional que buscaba jóvenes talentos, para formar parte de un proyecto de telecomunicación.

Ya me imagino su vida futura, allí, en la capital. Alquilará un piso cercano a su trabajo, comenzando una nueva etapa de su vida como profesional. De momento no tiene novia, pero supongo que eso no tardará en llamar a su puerta cuando se establezca. Vendrá a vernos cuando sus ocupaciones se lo permitan y nosotros lo mismo a él. Somos muy familiares y aún en la distancia cuidamos nuestros vínculos.

Todo eso lo supongo, porque todavía no ha llegado ese día, pero forma parte del escenario de la vida, que así sea. Yo seguiré amándolo sin medida y preocupándome hasta del aire que respira, igual que con mi hija, pero sin que casi se den cuenta. No me gusta agobiarlos con mis incertidumbres, quiero que me recuerden como esa mujer alegre que siempre los animó a seguir cuando desfallecían y estuvo ahí para lo que ellos necesitaran. Con eso, me siento sumamente agradecida, y ver que son personas honradas, con respeto y voluntad para seguir trazándose el camino que la vida, de alguna manera, les vaya marcando. Y si es posible, mantenerme cerca de ellos para seguir disfrutándolos en su día a día.

Bueno, dejó por hoy en mi diario estas letras, que me están esperando y el día viene lleno de felices acontecimientos, sólo me queda poner:

GRACIAS POR ESTE NUEVO DIA QUE SE ME BRINDA

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

LA INFANCIA

1438155204_image

 

Cuando es rosa, maravilloso mundo,

sumergida en la inocencia y la fantasía.

Con cuentos increíbles de colores,

con juegos,

con hadas,

con fantásticas mentiras.

Mundo de  noches estrelladas,

de soles amarillos,

de nubes algodonadas,

de cielos clarísimos.

Mundo de los sueños inocentes,

mundo feliz y contento,

de ilusiones y alegrías.

Mundo sin prisas,

donde el tiempo se detiene en un punto de atención cualquiera.

Mundo que al crecer nos abandona y luego solo es una caricia.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

EL AMOR DA VIDA

thUCO6JBT2

 

Que fuerza tiene el amor cuando se lleva dentro. No hay cadenas que no rompa, si llega ese sentimiento.

Abre las esclusas para desahogar los sufrimientos, que como púas  se clavan en lo más hondo que llevamos dentro.

Sabio es amar y engancharnos en su verdad, que aunque la vida tome despeñaderos,  él sabrá recoger y unir los pedazos para dejarlos enteros.

Su siembra se convierte en árbol que enraíza firme y proyecta su larga sombra, dándonos ese descanso que al guerrero  reconforta y honra.

Y como corriente que guía hacia el manantial de vida nueva, va creando esos  arroyuelos que libres bajan y riegan las tierras por donde pasan.

Con él nada te da miedo, sabes que nada te hará daño, que aunque el corazón sufra los engaños del vivir, el amor siempre lo hará de nuevo resurgir.

Que fuerza tiene el amor cuando en nuestra vida se afianza y nos da esos apoyos que hundes en la fe y la esperanza.

Maribel Durán

 © Todos los derechos reservados