Archivo por meses: noviembre 2015

EL LIBRO MÁGICO

el libro mágico

 

Ya era hora de que estuviera en el país de las hadas, pero la pequeña sintió como un hálito en su carita y abriendo los ojos se incorporó de su cama. Iba descalza, mientras con pequeños pasitos se acercaba a la puerta de su habitación y la abría.

La casa estaba a oscuras, pero en el pasillo una luz verdosa se escapaba bajo la puerta del despacho de papá. Se aproximó a ella con la esperanza de que allí estuviera él. La abrió y sus ojos de nena de tres años se encontraron con el cuento que papá le había estado contando.

El libro estaba de pie, sobre la mesa, con sus hojas abiertas, invitándola a caminar por una senda entre árboles, que ella ya sabía muy bien a donde la llevaba.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

LOS QUE ESPERAN

 

tumblr_nwu11dU2RW1qeqrhuo1_500

 

Fantasmagórica y etérea,

transitas el espacio en el limbo de los que esperan.

Eres nada,

serás todo cuando tu ser trascienda y

esa carne traslucida se haga carne doliente,

allá, donde la vida poco a poco te de siembra.

Maribel Durán
© Todos los derechos reservados

EL JINETE Y EL AGUILA

El Aguila        

 

Se puso los calcetines del revés, así las costuras no se le clavarían en los dedos al ponerse las botas. Cogió la montura y la colocó a horcajadas a lomos del caballo.

Montó, y salió al galope en cabalgada, hasta que en el cielo un águila deseosa de presa lo vio y como un rayo bajó en picado hacia él, y clavándole sus garras en los hombros, lo tomó al vuelo. 

El caballo más liviano siguió y siguió cabalgando sin timón que lo guiara. 

Mientras el jinete suspendido del águila, volaba ríos y montañas hacia un destino cruel.

 

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

EL FRÍO DEL DESAMOR

       EL FRIO DEL DESAMOR

 

Estaba soñando, rezaba un soliloquio: acompáñame en la vida hasta en mis heridas, no me dejes sola, llévame muy dentro……… Era un sueño agitado, algo venía y la atenazaba. Se esforzaba en comprender que le pasaba y la razón de la inquietud que la sobrecogía. Su respiración se cortaba y estertorosa volvía, quería chillar y no podía. Abrió por fin los ojos y se encontró perdida…¿Dónde, dónde estaba su vida? ¿En qué callejón perdido y olvidado la perdió?

Allí yacía, cuando la luz más temprana de la mañana la encontró, en ese callejón maloliente de la ciudad de Nueva York, entre cartones y periódicos que abrigaban su desolación. Sola, inerte y con los ojos mirando al vacío, ojos sin calor.

El comisario echando un vistazo pregunto: — ¿Qué le pasó?

— Nada, que no aguantó el frío tan intenso de Nueva York.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

BESOS ALADOS

12231531_988292511259832_2117246708_n

 

Besos alados salen de mi boca, se elevan y llegan hasta ti.

Siento que los recibes, 

pues todo el aire a mí alrededor se puebla de tu aroma.

Me envuelvo en tu perfume y lo hago mío,

notando los dulces y tiernos besos que me arrojas.

Ellos son la savia de vida que acarician mi corazón.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

SEMBRANDO ORGULLOS

image

Sembrando orgullos se te fue el día, te llegó la noche y solo quedaste. Ahora la oscuridad siembra tu vida. No veo donde estás, tus orgullos no me dan luz para verte ni palparte.

¿Acaso te valieron de algo?,
¿te dieron amor?,
¿te dieron paz?,
¿te dieron esperanza?,
¿te hicieron más feliz?

Ahora que solo quedaste, tu ego se desinfla y como un guiñapo queda olvidado en un rincón.
Déjalo ahí, no lo vuelvas a vestir. Sal de él y saca de tu interior a ese que de verdad eres.

                                      Aunque,                                         

con el paso del tiempo seguro que algo te enseñaron para seguir caminando sin necesidad de esas ínfulas con crestas.
Ahora quizá ya sepas, que la humildad abre más puertas y consigue más luz para ver la senda que cada día se nos muestra.

Por ello:

¡Siembra margaritas!
Ellas son sencillas y bonitas
y

como pequeños soles salpican de luz y color
el verde que habitan.

Marybella

© Todos los derechos reservados

JAZMINES

Jazmines

 

Hay jazmines en la ventana

que me visten de perfume

y descansan en mi cama.

Hay luna en el cielo

que pasea su luz

y deslumbra mi insomnio.

Con esa luna de plata

sobre la blanca almohada

desmigajo la noche,

que me lleva

a la claridad del alba,

Lo hago bañada,

bañada en reflejos de plata,

y en ellos

rememoro momentos

que llegan como ráfagas,

emergen y se aglutinan

conmigo sobre las sábanas.

Son escorzos de vida,

de vida latente, esa vida mía

que a veces se rompe

como cántaro que va a la fuente.

Y cansada voy

de recoger pedazos,

de tratar de unirlos y de pegarlos.

Pedazos  de mi vida ,

de vida trasnochada,

y así sigo

dando  vueltas y mas vueltas.

Enredo camisón con sabana y

sudores me recorren,

cuando respiro miedos,

cuando no consigo liberarlos,

cuando la angustia hace diana,

y la congoja se me instala,

entonces noto como el norte

va y se me escapa.

Después, luna te marchas

dejándome sola en mi cama,

y mis párpados se cierran y

mi alma se diluye en esa estela

que forma tu reflejo de plata.

© Marybella 

 

 

HOLLYWOOD Y SU PROPOSITO

Hollywood

 

Hace tiempo le decía a un amigo en una conversación por Facebook lo siguiente:

Querido amigo, Hollywood es una empresa muy prestigiosa y poderosa. Lo sabe, y usa su poder en conseguir ser acaparadora de las conciencias humanas, es desde allí precisamente, donde se pueden inocular los peores  virus existenciales y que todos los humanos por lo general, quizás más cuanto más desinformación haya, dejamos que nos invadan.

Es plataforma de cambios, infringidos cuando interesan, para adaptarnos a nuevos episodios, que se tejen en altísimas esferas del poder.

Lo hacen supuestamente desde el ocio, desde lo lúdico, desde lo periodístico, desde lo histórico, desde la misma existencia. El marco es lo de menos, lo importante es lo que marca en cada ser humano y llega a funcionar en lo que propicia el momento en que nos llega.

Si hay algo que todo humano posee es el miedo a lo que no se puede controlar, a lo que no se puede ver pero creemos está ahí, a lo intangible de una situación terrorífica, a lo no concreto con paso a lo indefinible…..todo ello desborda nuestras paranoias, elevando  a lo más supino nuestra indefensión y nos hace mirar a nuestro alrededor para buscar algo donde asirnos y no perecer.

El cine juega con el miedo, los sentimientos, los deseos, la gran imaginación que todos poseemos y con ello, nos dirige y orquesta a donde sabe que están las debilidades humanas para aventajar e ir por delante de lo que le interesa y pretende, en muchísimas ocasiones, no lo dudes, al sistema creado, ahí su grandísima influencia sobre todos nosotros.

Por otro lado la mejor mentira es siempre una medio mentira, o lo que es lo mismo, una medio verdad, eso hace siempre posible el juego sin destaparse y poder revertir y cambiar sobre la marcha en distintas direcciones, según se pronuncien  los acontecimientos que se sucedan.

Todo este preámbulo que te comento es una manera de transmitirte como funcionan sus bases. 

Con ello nos están diciendo que la humanidad no puede afrontar ciertos peligros con los cuales estamos amenazados, necesitamos un poder mayor que nos anexione y proteja de la amenaza de los microorganismos patógenos, no podemos luchar contra ellos, y con ello estamos en sus manos si alguna vez hubiera una intención de eliminar de manera macro, vidas humanas. No saldría nadie culpable, es cuestión de que se ha extendido una epidemia.

Realmente no sabemos hasta qué punto estamos en sus manos. La cuestión será confiar en que los que orquestan no lo necesiten y su moralidad no se iguale  a la amoralidad e inmoralidad del psicópata.

Maribel Durán

© Todos los derechos reservados

 

 

EL ENCARGO

El encargo

Era un escritor de éxito, pero con una ganada reputación de juerguista y picaflor en las noches de su vivir.

Hacía unos cuantos meses que tenía empezada una novela y recibía de vez en cuando y cada vez más, las llamadas intempestivas de su editor

Estaba ya algo enojado con él, por notar cada día más su presión y cuando este último lo llamó,  para interesarse por el transcurso de la novela,  no se contuvo y le replicó:

 — ¿Acaso creéis que mi pluma vuela sobre el papel, al chasquido de sus dedos? 

Mi creación la marca la inspiración del momento, alentado seguramente por el sentimiento que la sensibilidad de mi ser me transmite. 

El hecho de que me atosigue, va a conseguir precisamente que me bloquee y no encuentre los canales que me hagan fluir. 

No soy un escritor metódico, necesito sentirme libre para poder encerrar en las letras lo que me va llegando.

Mejor deja que el genio salga de la botella y campe a sus anchas,  para que cuando entre de nuevo en ella los prodigios se puedan producir, que el dinero aunque compre casi todo, nunca podrá ponerle su ritmo a lo que tiene que brotar de mí.

Maribel Durán

 © Todos los derechos reservados

 

GITANA, GITANILLA DEL SACROMONTE

GITANA, GITANILLA DEL SACROMONTE

Era gitana de pura cepa, nacida y criada en el barrio granadino del Sacromonte.

Decían que tenía chispa, que estaba envuelta en esa gracia que da el salero.

De piel cetrina, caderas anchas, piernas largas y melena al viento.

Saboreaba la vida con ese afán que nunca muere en el intento, sacándole lo mejor del momento.

Su sabiduría venia de sangre, amasada alrededor de una hoguera en noches de primavera y luna llena.

Con pitos y palmas, dando aire a los pies y a las caderas, sabía con alegría soltarse a la fiesta.

Alegraba solo verla, derrochando su sonrisa de blancas perlas e insinuando culebrillas con las caderas.

De su estrecho talle capullos incipientes se erigían, asomándose al escote del corpiño que los ceñía.

Paseaba por las calles y plazas con su cabeza bien erguida, acercándose a los señoritos que veía, a la vez que les decía:

-Si quieres saber tu destino, dame tu mano blanca, en la palma está escrito y veo la luz que la guía para que te guardes de las malas compañías.

Con la buena ventura, sus danzas y las flores que vendía, era la gitana más guapa y salerosa que por allí lucía.

Gitana del Sacromonte, ya suena tu gemir profundo que arranca del sentimiento y conduce el alma al lamento, haciendo del cante jondo la cumbre del sentir flamenco.

Marybella

© Todos los derechos reservados