LOS PIES

8FA93642-3D2E-450D-8259-E63505B47D0B

Era un cascarrabias que siempre estaba enfadado y a todo sacaba punta. Todos le preguntaban si es que se levantaba con el pie izquierdo. Una mañana cuando llegó al trabajo cojeando y saludó sonriendo, todos lo miraron extrañados, a lo que él respondió: si, ahora le toca trabajar al derecho.

© Marybella

SONES SALSEROS

sones salseros

Dejé mi cartera con el portátil dentro. Lancé los zapatos al aire, los oscuros de medio tacón. Deslicé la falda de tubo y me desabroché la camisa de seda. Quité la horquilla del recogido y dejé mi pelo flotar. Descalza por la habitación iba del armario a la cama, sacando camisetas de algodón, vaqueros cortos, algunas faldas vaporosas y vestiditos lenceros, biquinis con los colores del arco iris, gafas de sol, sandalias, mi sombrero borsalino, el ipad, y el smarfond. 

Abrí la pequeña trolley y lo dejé dispuesto en su interior, después tomé del tocador mi agua de colonia Aire de Loewe. Abrí la puerta y sin mirar atrás salí. 

Con esa libertad que da el poco equipaje, me fui al aeropuerto y tomé el primer avión que me trajo al paraíso del relax. 

Aquí me encontré con la belleza y el azul esmeralda de este mar, con días sin horarios, con algún que otro mojito para refrescar mi aliento y con el sol caribeño dorándome la piel. Moviendo por las noches mis caderas con sones salseros y sintiendo esos ojos acariciadores que se pegan a mi piel. 

Mi equipaje podrá no estar muy lleno, pero mi corazón rebosa con lo mejor que hay en él.

 © Marybella

 

 

EL AMOR…

El amor no puede navegar en el vacío,

hay que alimentarlo siempre.

El enamoramiento es un estado del primer momento.

El amor verdadero,

se muestra como un árbol

que creciendo desde su raíz a la copa,

da cada día más y mejor sombra.

© Marybella